Pagar deudas y ahorrar son clave para utilidades

Invierte tus utilidades. Es una frase que en los últimos días ha tomado fuerza para promocionar descuentos en artículos de toda clase en comercios, como por ejemplo Hipermercado Coral, que anuncia una Feria de Utilidades con descuentos de hasta el 80% desde el 11 hasta el 15 de abril; justo el día tope que tienen las empresas para pagar y repartir las ganancias del 2018 a sus trabajadores.

Hace un año, el Ministerio del Trabajo reportó que unos 278.836 empleados recibieron las utilidades del año 2017 por un monto de $ 168,5 millones.

Carolina Maldonado usará sus utilidades para completar la lista de libros y uniformes de su hijo de noveno de básica, pues “tenía un hueco de $ 150 que no logró completar con el décimo cuarto”, manifiesta aliviada la maestra de Educación Básica.

Pero, ¿cuál es la mejor forma de utilizar las utilidades?

Francisco Nazati, jefe de Banca Personas de ProCredit, aconseja usarlas en actividades de mediano y largo plazo, en proyectos que den valor agregado a la unidad familiar y perduren en el tiempo. Y no en gastos corrientes como alimentación, vestimenta o transporte.

Aunque si se destina a pagar deudas, comprar bienes muebles o como entrada para inmuebles está bien; si no se tiene planificada ninguna inversión, recomienda ahorrar ese ingreso.

Karina Díaz, experta en Educación Financiera de la Fundación Crisfe, sugiere realizar un diagnóstico real de la situación financiera, identificar metas económicas y considerar las deudas pendientes, construir el plan de uso de las utilidades, priorizando el pago de deudas, monto de ahorro e inversión.

Destinar el 10% para el gasto, ahorrar 30% para gastos familiares por pérdida o disminución de ingresos, ahorrar 30% para urgencias como enfermedades y el otro 30% para oportunidades de inversión. “Si tiene excedentes, ahórrelos para eventos inesperados”.

En tanto, para la Cámara de Comercio de Guayaquil, según su presidente Pablo Arosemena, un mayor dinamismo no solo depende de la inyección de recursos como las utilidades, sino también de que los consumidores decidan invertir y eso depende de la confianza. Y según el índice de confianza del consumidor, ellos se mantienen pesimistas: “Llevan tres años considerando que la economía no mejora… una de las principales causas es la falta de empleo”.