Proyecto minero amplía plazas de trabajo en el país

El Proyecto Mirador, impulsado por la empresa Ecuacorriente S.A., espera reiniciar sus operaciones las próximas semanas después de haber estado paralizada en 2018, al tiempo de generar plazas de trabajo para los habitantes de la zona donde se encuentra. El fin de este, ya en etapa de construcción, es crear la primera mina industrial a cielo abierto del Ecuador en un yacimiento de cobre, ubicado en la parroquia Tundayme -en Zamora Chinchipe-, similar a las que se encuentran en Chile y al sur de Perú. El proyecto permitirá, de esta manera, que nuestro país sea reconocido como un exportador de concentrado de cobre hacia el exterior, mejorando las relaciones comerciales con distintos países y expandiendo nuestra frontera de negocios. Según las investigaciones geológico-mineras realizadas por la empresa, se demostró la factibilidad y facilidad del proyecto, haciéndolo realidad desde el año pasado.

La idea de este proyecto viene desde hace mucho tiempo cuando, a mediados de los años 90, iniciaron procesos de exploración mediante los cuales se determinaron yacimientos de cobre en la zona por medio de diversos estudios. Los análisis prosiguieron entre 1999 y el año 2010, donde se obtuvieron muestras de perforación que permitió identificar el yacimiento de cobre, lo que posteriormente concluyó en la firma del contrato de explotación minera con el estado ecuatoriano en el año 2012.

El Proyecto Mirador es pionero de la minería a gran escala en el país debido a su nivel de inversión, por lograr implementar medidas sociales y ambientales que permiten cuidar del ecosistema que los rodea y dándole a la comunidad numerosas plazas de trabajo de las que se pueden beneficiar familias enteras. La infraestructura de gran magnitud del proyecto permite el desarrollo y funcionamiento positivo de la mina, mejora la experiencia a escala industrial y, asimismo, impacta de forma positiva a la economía regional y nacional del país.

Por su parte, el Ministerio de Recursos Naturales No Renovables, la Agencia de Control Minero y el Ministerio del Ambiente realizan auditorías periódicas constantes del desarrollo del Proyecto Mirador para cerciorarse del funcionamiento adecuado del mismo. El proyecto es calificado como “minería responsable” ya que cumple con las cláusulas del contrato y la ley ambiental de nuestro país, reduce el impacto a la zona intervenida, respeta y cuida de poblados aledaños, mantiene el equilibrio socio-ambiental y cumple con la distribución equitativa de los beneficios generados.

Los empleos directos e indirectos, generados por el proyecto, son y continuarán siendo significativos ya que beneficiarán a familias enteras del sector, trayendo consigo beneficios económicos para nuestro país. Un proyecto minero que logre cumplir con todas estas expectativas intenta sentar bases para próximos desarrollos mineros en Ecuador que cumplan con todo el reglamento y cuiden de las comunidades aledañas. Se espera que este 2019 se complete el funcionamiento del proyecto que ya está en fase de construcción y desarrollo. (P)