Una UE fortalecida espera a una debilitada May en Bruselas para hablar del Brexit

Una debilitada Theresa May y un fortalecido Emmanuel Macron representan las dos caras de una Unión Europea cuyos mandatarios se reúnen a partir de este jueves en Bruselas, confiados en que finalmente dejaron atrás el sentimiento antieuropeísta impulsor del Brexit.

«Nos reuniremos en un contexto político diferente al de hace unos meses, cuando las fuerzas contrarias a la Unión estaban en auge», escribió en su carta de invitación a los 28 mandatarios del bloque el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Cuando el viernes se cumple un año de la victoria en referéndum de la salida del Reino Unido de la UE, los mandatarios debatirán durante dos días los diferentes retos que acumulan desde hace años: lucha contra el terrorismo, defensa, crisis migratoria, comercio y el ineludible Brexit.

Y el optimismo reinante llevó incluso a Tusk a ver posible la permanencia finalmente de Reino Unido en el bloque. «Pueden decirme que soy un soñador, pero no soy el único», dijo horas antes de la cumbre, retomando una frase de la famosa canción ‘Imagine’ de John Lennon.

– La ‘cruz’ del Brexit –

La cumbre es la primera para la jefa del Gobierno británico, Theresa May, desde que perdiera su mayoría absoluta en unas elecciones anticipadas convocadas justamente con el objetivo de reforzarse de cara a las negociaciones de divorcio con sus socios.

May, que durante la campaña electoral dijo preferir marcharse sin un acuerdo de separación a un «mal acuerdo», finalmente asumió los tiempos y las prioridades de los 27, en la primera jornada de negociaciones celebrada el lunes en Bruselas.

Una de las prioridades es los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y viceversa tras el Brexit. La primera ministra anunció que presentará a sus pares europeos su plan para proteger dichos derechos una vez consumado el Brexit.

«Hoy voy a presentar algunos de los planes de Reino Unido», especialmente «cómo proponemos garantizar que los ciudadanos europeos residiendo en Reino Unido tengan sus derechos protegidos» tras la salida de los británicos del bloque, dijo May a su llegada a una cumbre de la UE.

En otras palabras, «cómo proponemos proteger los derechos de los ciudadanos de la UE en Reino Unido y ver protegidos los derechos de los ciudadanos británicos en Europa», reiteró la primera ministra, para quien es un «asunto importante».

Los 27 quieren garantizar los derechos de unos 3,6 millones de ciudadanos de la UE viviendo en el Reino Unido y 900.000 británicos residen en el bloque, en su mayoría en España, pero no sólo el derecho a la residencia, sino otros como la educación, el acceso a la salud, etc.

Tras su intervención, May abandonará la sala para dejar a los 27 abordar los aspectos del Brexit, como el futuro hogar de las dos agencias comunitarias actualmente con sede en Londres y que pondrá a prueba la unidad expresada hasta el momento.

Gran parte de los países ya han mostrado su interés en acoger la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) o la Autoridad Bancaria Europea (EBA), junto a los trabajadores, sus familias y los beneficios económicos derivados.

Los mandatarios deberán aprobar este jueves los criterios y el sistema de elección de las ciudades que las acogerán. «Es la primera cuestión post Brexit que vamos a tratar a 27. Sería negativo que no diésemos una impresión de unidad», advirtió un diplomático europeo.

– La ‘cara’ de Macron –

La cumbre también es la primera para el flamante presidente francés, Emmanuel Macron, quien, tras derrotar con un programa europeísta en la presidencial a la ultraderechista y eurófoba Marine Le Pen, se impuso además por amplia mayoría en las legislativas galas.

Su victoria supuso un soplo de aire fresco para la UE, vista además su buena sintonía con la canciller alemana, Angela Merkel, con quien presentará propuestas comunes en temas como la defensa o la protección comercial decidida a reactivar el bloque.

«Tenemos que demostrar a los ciudadanos que somos capaces de restablecer el control sobre acontecimientos que resultan sobrecogedores e incluso a veces aterradores», advirtió en su misiva Tusk, en un contexto de atentados en Europa, el último el martes en Bruselas.

La lucha contra el terrorismo, especialmente las plataformas en línea y su responsabilidad en la difusión de contenidos violentos, está en el punto de mira de los mandatarios, así como las prácticas de competencia desleal en el comercio internacional.

La canciller alemana consideró que hablar sobre el futuro de una Unión Europea sin Reino Unido tiene prioridad sobre las negociaciones del Brexit. «Para mí, el futuro a 27 tiene prioridad sobre la cuestión de las negociaciones con Reino Unido sobre su salida», aseguró la influyente mandataria a su llegada a la cumbre.

El impulso de la pareja franco-alemana quedará patente cuando ambos líderes propongan prolongar las sanciones impuestas a sectores estratégicos de Rusia tras constatar la falta de progresos de la paz en Ucrania, según fuentes diplomáticas.

Y, en el frente transatlántico, los 28 tienen previsto reafirmar su compromiso con el Acuerdo de París sobre clima, del que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció su retirada, y con los acuerdos de libre comercio, en especial los negociados actualmente con Japón, Mercosur y México.

 

Fuente: afp.com