Ford espera un «sólido» 2017 pese a caída de beneficios en primer trimestre

Washington.- Ford dijo hoy que a pesar de empezar el año con una caída del 35 % de sus beneficios netos, confía que en el conjunto de 2017 sus resultados serán iguales o mejores que los del año pasado, cuando ganó 10.400 millones de dólares antes de impuestos.

El fabricante de automóviles reveló hoy que en el primer trimestre de 2017 sus beneficios netos se situaron en 1.594 millones de dólares, frente a los 2.445 millones del mismo periodo de 2016.

En los tres primeros meses del año, Ford tuvo unos ingresos de 39.146 millones de dólares, 1.428 millones de dólares más que en el mismo periodo de 2016, con la venta de 1.703.000 vehículos, 17.000 menos que en el primer trimestre de 2016.

Ford justificó la reducción de los beneficios al aumento de los costes de las llamadas a revisión, nuevas inversiones y el aumento de los precios de las materias primas.

El fabricante de automóviles dijo en un comunicado que la reducción de los beneficios netos es fruto del «aumento de los costes, volúmenes inferiores y tasa de cambio desfavorables» así como «inversiones en nuevos productos y oportunidades emergentes para el futuro crecimiento y aumento del coste de materias primas».

Ford incluyó un cargo de 467 millones de dólares por los costes por reparaciones en garantía, que incluyen casi 300 millones de dólares por dos llamadas a revisión durante el periodo.

Durante una conferencia telefónica con analistas y medios de comunicación tanto el presidente de Ford, Mark Fields, como el director financiero, Bob Shanks, describieron los resultados del primer trimestre como «sólidos».

«Hemos tenido un sólido trimestre y seguimos esperando producir otro buen año», declaró Fields.

«Tenemos una visión y estrategia muy clara para la empresa. Seguimos concentrados en las prioridades estratégicas que crearán valor (…) Estamos concentrados en reforzar nuestras fortalezas centrales», añadió Fields.

Pero Fields reconoció que en estos momentos las llamadas a revisión son un punto débil para la compañía porque sus modelos comparten muchas piezas.

«Cuando tenemos una llamada a revisión, tiende a afectar a un gran número», explicó el ejecutivo.

En un comunicado, Fields calificó el trimestre como «una inversiones en el futuro» de la compañía

Por regiones, Norteamérica volvió a ser el mejor mercado para Ford, con unos ingresos de 24.000 millones de dólares, 100 millones de dólares de incremento con respecto a 2016, y unos beneficios antes de impuestos de 1.989 millones de dólares, un 35 % menos.

Tanto Fields como Shanks señalaron que las ventas en Estados Unidos han alcanzado su punto álgido y aunque la compañía espera un ligero declive en los próximos meses, las cifras totales se mantendrán en torno a récords históricos.

En Suramérica, los ingresos de Ford también aumentaron en 300 millones de dólares para situarse en 1.100 millones de dólares durante el periodo, mientras que sus pérdidas se redujeron a 244 millones.

En Europa, el incremento de los ingresos fue de 700 millones de dólares, lo que permitió a Ford acabar el trimestre con 7.600 millones de dólares. Pero sus beneficios antes de impuestos cayeron un 59 % hasta 176 millones de dólares en parte por el impacto de brexit y el lanzamiento del nuevo Fiesta.

Pero Fields dijo que espera una mejora de los resultados en Europa ya que en la actualidad gran parte de sus beneficios en la región están siendo utilizados para incentivar la ventas de modelos antiguos como el Fiesta.

«Esperamos que cuando lancemos el nuevo vehículo (Fiesta), que representa el 25 % de nuevos volumen en Europa, y otros nuevos modelos, eso le dará la vuelta a las perspectivas del resto del año», explicó.

En Asia-Pacífico, Ford tuvo unos ingresos de 3.200 millones de dólares, 500 millones más que hace un año. Pero de nuevo, sus beneficios antes de impuestos se redujeron un 44 % a 124 millones de dólares por la caída de las ventas en China y la pérdida de valor de la divisa china.

Finalmente, en Oriente Medio y África los ingresos de Ford cayeron, en 300 millones de dólares para situarse en 600 millones de dólares en el periodo. Mientras, las pérdidas en la región aumentaron a 80 millones de dólares. EFE