Aeropuertos de EEUU necesitarían US$100.000 millones en 5 años

Los aeropuertos están haciendo frente a una serie de cambios que han estirado la capacidad de las instalaciones existentes, incluyendo una mayor actividad de pasajeros y carga, envejecimiento de la infraestructura y la consolidación del sector aéreo que ha aumentado la demanda de centros de conexión, dijo el Consejo Internacional de Aeropuertos de América del Norte, en un estudio anual publicado el martes. Las proyecciones de costos para 2017 hasta 2021 son 32% más altas que la estimación de cinco años del grupo en 2015.

El informe del grupo llega en tanto el presidente Donald Trump busca invertir US$1 billón en infraestructura en Estados Unidos. Trump ha llamado a una «reconstrucción nacional» de carreteras, puentes, túneles y aeropuertos, y ha dicho que pedirá al Congreso que apruebe una legislación que aproveche tanto el capital público como el privado. El presidente se reunió con ejecutivos de aerolíneas y gerentes de aeropuertos en la Casa Blanca el 9 de febrero y dijo que los aeropuertos estadounidenses forman parte de un sistema de transporte «obsoleto».

Kevin Burke, presidente y director ejecutivo del Consejo de Aeropuertos, dijo que los aeropuertos quieren formar parte del plan de infraestructura de Trump y pidió al Congreso que aumente el monto que los aeropuertos pueden cobrar a través de las tarifas.

FINANCIAMIENTO DISPONIBLE
Los aeropuertos de Estados Unidos cuentan con un promedio de US$10.000 millones disponibles anualmente de fuentes de financiamiento existentes, dijo el consejo. Actualmente reciben alrededor de US$3.500 millones al año en subvenciones del Programa de Mejoramiento Aeroportuario de la Administración Federal de Aviación para el trabajo incluyendo nuevas pistas de aterrizaje y otras construcciones. Ese dinero proviene de los impuestos y las tarifas cobradas sobre el combustible y los pasajeros. Los aeropuertos también generan ingresos al cobrar a las aerolíneas y otras empresas, y pueden recaudar fondos emitiendo bonos.
Los aeropuertos comerciales operados por una agencia pública también pueden optar por cobrar una tarifa separada de hasta 4,50 dólares por pasajero para financiar proyectos aprobados por la FAA, según el sitio web de la agencia. Los aeropuertos están pidiendo a Trump que eleve esta tarifa, conocida como Impuesto al pasajero por Uso del Aeropuerto (PFC, por sus siglas en inglés).

Airlines for America, el grupo de comercio que representa a la mayoría de los grandes operadores, se ha opuesto a cualquier aumento de los cargos aeroportuarios, argumentando que reducirá las ventas y que la necesidad de nuevas construcciones en los aeropuertos no es tan grave como afirman los aeropuertos. El grupo, en un comunicado emitido el martes, dijo que los aeropuertos tienen acceso a fondos que no están usando y que los aeropuertos no han podido identificar proyectos que no hayan podido avanzar como resultado de que la tarifa del aeropuerto permaneciera sin cambios.

«Cargar a los pasajeros con más impuestos no es la solución, particularmente dada la abundancia de recursos de fondos ya disponibles para los aeropuertos para los proyectos de mejoras de capital», dijo el grupo. Burke, sin embargo, dijo que el aumento de impuestos generaría dinero para la infraestructura sin tener que solicitar dinero al gobierno. Agregó que es consistente con la propuesta de campaña de Trump dayudar a financiar la infraestructura con capital privado respaldado por peajes o cargos al usuario. «Cuanto más retrasemos, los aeropuertos de Estados Unidos se quedarán atrás, y nuestras necesidades de infraestructura se volverán más costosas de reparar», dijo Burke en el informe.