Cifras

Alemania se rebela ante la compra de sus tecnológicas por China

No importa el precio de la empresa, importa su know how. Esa es la máxima aplicada por los inversores chinos en Alemania como parte de una estrategia de expansión industrial y tecnológica que empieza a no gustar en la primera economía de Europa.

Según un estudio de la consultora Ernst & Young, un total de 58 empresas alemanas pasaron entre enero y octubre de 2016 a manos de inversores de China y de Hongkong, 19 más que en 2015. La suma de esas adquisiciones alcanzó los 11.600 millones de euros, una cantidad 20 veces superior a la del año anterior.

Sólo en tres operaciones, los inversores chinos se dejaron 7.000 millones de euros. Por el grupo líder de robótica industrial KuKa se pagaron 4.600 millones de euros, por el fabricante de maquinaria KraussMaffei 1.000 millones, y por EEW, fabricante y proveedor de equipamiento para la quema de basura, 1.600 millones.

«La compra de empresas alemanas por inversores chinos se ha disparado en los últimos años pero en China hay muy pocas adquisiciones alemanas. La situación es asimétrica», advierte en declaraciones que recoge el semanario Der Spiegel del presidente de la Asociación Mergers & Acquisitions, Kai Lucks.

De acuerdo a Luks, antiguo ejecutivo de Siemens, China mantiene una regulación que dificulta extraordinariamente la compra de empresas chinas por parte de firmas alemanas, y extranjeras en general, ya sea obligando a esas empresas a aceptar participación china o imponiendo requisitos imposibles de cumplir. El pasado año las autoridades de Pekín incluso endurecieron su catálogo de requisitos y definieron hasta 38 áreas de negocio en las que se prohíbe explícitamente la participación extranjera.

«La política debe asegurarse de que hay simetría», sostiene Lucks en un toque de atención a las autoridades alemanas. Y estas ya se están cuestionando si es aplicable al caso de China el mantra de que un mercado abierto trae ventajas incluso si el socio no ofrece el mismo grado de apertura.

«No queremos proteccionismo, pero si una competencia justa», ha afirmado el Ministerio alemán de Economía en una nota en la que su titular, Sigmar Gabriel, anuncia una reforma de la ley de comercio exterior, una revisión exhaustiva de adquisiciones por parte de empresas extranjeras subvencionadas y un debate a nivel europeo sobre las reglas del juego con ese país.

LHBS-elmundo.es

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar