Los autos afectados y las consecuencias de la trampa de Volkswagen

Las autoridades norteamericanas revelaron el lunes 21 de septiembre que la automotriz Volkswagen había instalado en casi medio millón de vehículos un sofisticado programa informático capaz de detectar automáticamente el momento en que eran sometidos a un test medioambiental oficial. La trampa de la marca alemana generó unas cuantiosas pérdidas a la automotriz, que debió purgar de inmediato su conducción ejecutiva.
Pero las consecuencias serán devastadoras para las finanzas de VW. Al menos 11 milones de automóviles se vieron involucrados en la estafa ecológica de la marca alemana, lo que le demandará al menos 7.300 millones de dólares en gastos de reparación y publicidad. A ese costo se le suma las cuantiosas pérdidas por la abrupta caída en las acciones que bajaron casi un 40 por ciento en 48 horas.
El escándalo que impactó de lleno en Volkswagen le valió el puesto al CEO de la compañía, el alemán Martin Winterkorn, quien fue reemplazado por Matthias Muller, de Porsche, según dispuso el directorio de la empresa.
La «trampa» de Volkswagen fue descubierta por dos ecologistas, Peter Mock y John German, de la ONG Clean Transportation. Los técnicos empezaron a trabajar con la Universidad de Virginia para demostrar lo que sospechaban. Para ello buscaron la ayuda universitaria, donde se había desarrollado un sistema de medición de emisiones de gases contaminantes que se podía ubicar fácilmente en los vehículos. Instalaron los dispositivos en los tubos de escape de automóviles de diversas marcas y registraron la polución producida en trayectos de dos mil kilómetros. /INFOBAE