Cifras

Hollande reúne a la plana mayor del Gobierno para estudiar la venta de Alstom

El presidente de Francia, François Hollande, reunió hoy a la plana mayor del Gobierno para analizar la situación del grupo industrial francés Alstom, cuya compra se disputan su competidor estadounidense General Electric y el alemán Siemens.

Alstom, por su parte, declaró en un comunicado emitido tras su consejo de administración que «continúa y profundiza en su reflexión estratégica» e informará al mercado antes del próximo miércoles, fecha hasta la cual su cotización bursátil en París queda suspendida.

Hollande convocó en el Palacio del Elíseo al primer ministro francés, Manuel Valls, y a los titulares de Economía e Industria, Arnaud Montebourg, y de Ecología y Energía, Ségolène Royal.

Horas antes, Montebourg había suspendido «sine die» una reunión prevista esta tarde con el presidente de General Electric (GE), Jeffrey Immelt, para estudiar alternativas a la absorción de Alstom por un grupo estadounidense, como la oferta que Siemens hizo oficial hoy mismo.

«General Electric y Alstom tienen su calendario, que es el de sus accionistas, pero el Gobierno tiene el suyo, que es el de la soberanía económica. Por eso el Gobierno quiere tener el tiempo necesario para examinar seriamente otras proposiciones», declaró Montebourg en un comunicado.

El Gobierno francés no esconde que prefiere que Alstom se alíe con un grupo de la Unión Europea (UE) y Hollande ha llegado a abogar por «un Airbus de la energía», en referencia al gigante de la aeronáutica y la defensa, de cuyo accionariado forman parte Francia, Alemania y, en menor medida, España y otros socios.

París prefiere que Siemens aúne su futuro a Alstom, uno de los grupos emblemáticos de la industria francesa, dedicado a la energía y a la fabricación de infraestructuras ferroviarias, trenes de alta velocidad, que ya tuvo que ser rescatado por el Estado en 2004.

La oferta de la empresa alemana, según declaró Montebourg, pasa por «crear dos campeones europeos y mundiales en los sectores de la energía y el transporte, el uno en torno a Siemens y el otro en torno a Alstom».

Dado que Alstom opera en sectores estratégicos, como la energía nuclear, la operación precisa de la autorización del Estado francés.

No obstante, el Gobierno galo estudiará «con interés» ambas ofertas, y está dispuesto a «participar financieramente», con el objetivo de «preservar los intereses de la base industrial de Francia».

Montebourg subrayó que será «particularmente firme en sus exigencias de mantenimiento y creación de empleos, inversión e investigación y desarrollo en Francia, así como en el mantenimiento en Francia de los centros de decisión».

«Hay que recordar que Alstom vive principalmente de los encargos públicos y del apoyo del Estado a la exportación», agregó.

El pasado jueves se filtró que General Electric iba a presentar una oferta por Alstom que se cifró en 13.000 millones de dólares (9.400 millones de euros) por el conjunto del grupo, lo que representaba un 25 % más que su precio de mercado antes de conocerse la noticia.

Otras fuentes precisaron que la propuesta afecta solo a las actividades energéticas de la firma francesa y no a las de transporte.

Según publicó hoy el periódico «Le Journal du Dimanche», el ministro intentó despertar el interés de otros industriales franceses de los que el Estado es accionista, como Areva, Safran, Schneider o Thales.

Y ante la falta de respuesta, intentó seducir al alemán Siemens, para que el grupo mantuviera titularidad europea, que finalmente decidió interesarse por su competidor estadounidense, participado al 29,3 por ciento por la constructora gala Bouygues.

Alstom, fundada en 1928, emplea en Francia a 18.000 personas de las 93.000 que componen una plantilla, que anualmente factura unos 20.000 millones de euros (unos 28.000 millones de dólares).

Es uno de los fabricantes ferroviarios más importantes del mundo y ha equipado desde el metro de Nueva York, de Santiago de Chile o Caracas hasta las redes de tranvías de Barcelona o Dublín.

Pero atraviesa dificultades financieras y en los últimos tres años se ha dejado un 39 % en bolsa y en el último lustro un 43%.

El intento de compra del gigante francés por parte de un grupo extranjero llega después de que en los últimos meses otros grupos galos hayan unido fuerzas con firmas de fuera de la UE, como la fusión de la cementera Lafarge con la suiza Holcim, la de Publicis con la estadounidense Omnicom y la entrada del grupo chino Dongfeng al capital de PSA Peugeot Citröen.

Alstom cuenta con una plantilla de 4.000 personas en España también está presente en países como México, Argentina y Brasil.

EFE

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar