China busca redefinir su estrategia contra las infecciones

El nuevo enfoque se llama “Dynamic Clearing”. Este es el término de moda que los gestores estatales de pandemias de China están utilizando para describir su estrategia para contener los brotes regionales del coronavirus. Lo que se traduce en español como “eliminación dinámica” podría, según los observadores chinos, anunciar un posible cambio en la política de Pekín en materia de coronavirus, centrada hasta ahora en la estrategia “cero COVID”.

Los dirigentes de Pekín saben que un fracaso en la gestión de la pandemia amenaza con provocar disturbios sociales y económicos, no solo en China, sino en todo el mundo. La interrupción de las cadenas de suministro se convertiría en una situación permanente en China debido a nuevos confinamientos y la caída del consumo interno haría que el crecimiento económico de la República Popular fuera aún menor. Un escenario de horror para muchos socios comerciales.

Ejemplo de Xian

Los dirigentes chinos ya empezaron a intuir cuán tensa podría llegar a ser la situación cuando los enfadados habitantes de la metrópolis central china de Xian denunciaron en las redes sociales las duras medidas de confinamiento de las autoridades.

Se produjeron cuellos de botella en el suministro de alimentos para las personas en cuarentena doméstica, a las que ni siquiera se les permitió salir de sus apartamentos para ir a comprar. También hubo acusaciones de que incluso mujeres embarazadas habían sido rechazadas en los hospitales de Xian y habían sufrido abortos como consecuencia de ello.

Baja eficacia de las vacunas chinas contra ómicron

Mientras tanto, en China también se discute el hecho de que las vacunas desarrolladas en el país son poco eficaces contra la variante ómicron. Incluso Gao Fu, jefe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, lo admite: “Nuestras vacunas sirven contra ómicron, pero su eficacia es muy limitada”.

Fuente DW

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba