Caso Vitol: la coima para funcionarios de Petroecuador provino de una comisión de 25 centavos de dólar por cada barril

Dos testigos, cuya identidad es mantenida en reserva por las autoridades estadounidenses, fueron determinantes para que el agente del FBI, Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos, James Kelly, armara el rompecabezas del esquema de sobornos en Petroecuador relacionado con un contrato de venta anticipada de fuel oil no. 6, que se firmó en las postrimerías del correato, el 6 de diciembre de 2016.

En su declaración presentada ante el juez que lleva el caso, Kelly aseguró que el ejecutivo de la gigante mundial Vitol Inc., el mexicano estadounidense Javier Aguilar, negoció obtener el suministro de fuel oil con dos consultores o intermediarios petroleros y dos funcionarios de Petroecuador. El pago de los sobornos provino de una comisión de 25 centavos de dólar por cada barril que llegara a las manos de Vitol, indicó Kelly.

EE. UU. indaga primer caso de sobornos en Petroecuador por preventa de Fuel Oil que terminó en manos de Vitol Inc.

El agente aseguró que eran 17 millones de barriles los que se habían negociado y que se entregaron a Vitol, aunque el contrato original fue con la estatal Oman Trading International Limited (OTI), usada como “compañía de pantalla. Petroecuador no presentaba contratos con entidades estatales para concurso público”. La multinacional Vitol, fundada en Holanda, tiene una filial en Houston, en la que laboraba Aguilar.

La identidad de los intermediarios y funcionarios ecuatorianos sigue siendo un misterio. No se precisa si algunos de ellos son los dos testigos “que han entregado acuerdos de cooperación con el Gobierno (de EE. UU.) y van a presentar declaraciones de culpabilidad”. Estas personas, según se indicó en los documentos, “han admitido… haber participado en una y más conspiraciones para violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA)” y su colaboración se debe a que aspiran a reducir las penas de su futura condena.

La información que entregaron los testigos se ha podido corroborar con registros bancarios, correos electrónicos y otros mensajes, así como conversaciones grabadas durante la investigación, cita la denuncia contra Aguilar.

Además de Aguilar, en los documentos judiciales se señala que en el esquema intervinieron:

  • Dos compañías fantasmas;
  • Un intermediario financiero oriundo de Curazao y conocido del mexicano;
  • El consultor #1 que es ciudadano de Ecuador, Estados Unidos y España, y vivía en Florida;
  • Un consultor #2, con ciudadanía ecuatoriana-española, pariente cercano del #1 y también residente de Florida;
  • Una empresa de los consultores en Islas Vírgenes Británicas;
  • Un funcionario de Petroecuador #1 que era directivo entre 2010 y mayo del 2017, y mantiene una cuenta bancaria en Portugal, y
  • Un funcionario #2, que ocupó algunos cargos en el Ministerio de Hidrocarburos entre 2013 y 2016.

No está claro en los documentos judiciales cómo fue el reparto de las comisiones y de los sobornos. Los fiscales aseguraron que, entre mayo del 2018 y marzo del 2020, los consultores recibieron $ 1,4 millones de un total de $ 3,6 millones que se les debía entregar como parte del esquema. A su vez, el funcionario #1 recibió $ 600.000, de un total de $ 1,5 millones, y el funcionario #2, $ 270.000.

De acuerdo con los fiscales estadounidenses, los implicados se pusieron de acuerdo desde marzo del 2015 para lograr el contrato y acordaron que la empresa consultora pagaría la comisión de 25 centavos de dólar por barril. OTI “entregó el préstamo (a Petroecuador) usando fondos aportados” por Vitol para ese propósito, se indicó en la denuncia. Fueron $ 300 millones de pago por anticipado. En realidad, ese dinero fue al presupuesto del Estado, un préstamo con una tasa de 6,85 % anual, garantizada por la entrega de fuel oil entre enero del 2017 hasta junio del 2019.

Para justificar los pagos, los consultores firmaron contratos falsos, en tanto que el intermediario de Curazao controlaba las dos compañías fantasmas.

El escándalo de corrupción de Vitol, la multinacional del petróleo que montó una red de sobornos en varios países de América Latina

En agosto del 2019, los consultores dejaron de mandar las facturas, y en febrero del 2020 Aguilar se reunió con ellos por teléfono y físicamente. Uno de los encuentros fue el 5 de marzo en Houston (Texas). En esa conversación grabada Aguilar habló de que existían otros “esquemas en otras partes del continente”. Meses después, en diciembre pasado del 2020, el Departamento de Justicia de Estados Unidos hizo público un acuerdo con Vitol Inc., que reconoció su participación en el pago de sobornos a funcionarios de Ecuador, México y Brasil para conseguir contratos.

En total la firma líder mundial en comercialización de energía se comprometió a la cancelación de $ 164 millones.

Producción de pruebas

Javier Aguilar no se ha declarado culpable en el juicio que se le sigue en Nueva York por pago de sobornos y lavado de dinero. Sus abogados han presentado varios recursos para que la Fiscalía estadounidense presente las pruebas que tiene en su contra y revelen la identidad de los otros implicados.

Así aparecen los nombre de los supuestos cómplices del ejecutivo de Vitol Inc. en los documentos judiciales de acceso público de la corte de Estados Unidos.

Hasta la semana pasada se habían entregado diez expedientes y revelado la identidad de las otras personas, pero en los documentos de acceso público del juicio siguen ocultas. Las pruebas producidas van desde:

  • 33 conversaciones de video y audio que duran un total de diez horas relacionadas con Aguilar;
  • Más de medio millón de impresos de correos electrónicos de tres cuentas personales del acusado y una cuarta de la profesional con Vitol Inc.;
  • Más de mil páginas de registros bancarios;
  • Documentación enviada por Panamá y Curazao como parte de una asistencia penal;
  • El contenido de una cuenta de correo electrónico del consultor #1 y dos cuentas del intermediario de Curazao,
  • Copias de mensajes de WhatsApp.

En una de las últimas comunicaciones, la Fiscalía indicó que Apple iCloud les entregó información relacionada con Aguilar.

Debido a la insistencia de la defensa, los fiscales han respondido que “el Gobierno (estadounidense) presentará evidencia de que el consultor #1 y el consultor #2 tenían una relación corrupta con el funcionario ecuatoriano #1, que había comenzado mucho antes (que marzo del 2015) relacionada con otra intermediaria de energía”.

Estados Unidos también investiga otro caso de venta de combustible ecuatoriano bajo la modalidad de contratos de preventa petrolera relacionados con otra gigante intermediaria, la suiza Gunvor. Uno de sus ejecutivos, Raymond Kohut, se declaró culpable en Estados Unidos de haber pagado $ 22 millones en sobornos a funcionarios de Petroecuador entre 2012 y agosto del 2020.

En junio del 2016, EL UNIVERSO publicó un reportaje sobre el acuerdo de obtener un dólar por cada barril de crudo que Petrochina Internacional le compró a Petroecuador en el primer contrato de preventa petrolera firmado en 2009. El contrato y otros documentos formaban parte de los Papeles de Panamá. En este caso los intermediarios fueron Vidal Enrique Cadena Marín y Jaime Baquerizo Escobar, que facturaban a una empresa relacionada con Gunvor. (I)

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba