Buenas noticias para la Fed: los aumentos salariales en EEUU están tocando ya su pico

Buenas noticias para la Reserva Federal, aunque quizá no para los trabajadores estadounidenses: los últimos datos indican que las subidas de salarios pueden haber alcanzado ya el pico de la curva, una señal que indicaría que la inflación está empezando a remitir.

Después de un año de fuertes aumentos salariales, las empresas ahora se están volviendo más recelosas con su efectivo, ante el temor de que las subidas de precios en los suministros y otros costes obliguen a tirar de las ganancias, según las empresas de personal, los dueños de negocios y las encuestas recientes.

Los economistas indican que el crecimiento anual de las ganancias empresariales estadounidenses se frenaron hasta el 5,2% interanual en mayo, frente al 5,5% de abril. Estas cifras siguen siendo las más altas registradas desde 2007, pero parecen estar ya en retirada.

Punto de inflexión

Hasta ahora, los empresarios se han dedicado a trasladar el aumento de los costes a los clientes, pero es posible que ya se esté acercando el punto de inflexión en el que los precios más altos deprimen la demanda. Eso es exactamente lo que espera que ocurra la Fed, como parte de su plan para controlar una inflación que sigue en máximos de varias décadas.

El presidente del banco central, Jerome Powell, apunta al ajustado mercado laboral como la fuente del problema, por lo que cualquier enfriamiento en el crecimiento de los salarios sería una buena noticia en su intento de controlar las alzas de precios sin provocar una recesión.

“Hemos alcanzado un nivel de inflación salarial en el que los empresarios van a decir: ‘Hice todo lo que pude'”, dijo Jonas Prising, director ejecutivo de ManpowerGroup, una empresa de recursos humanos con más de 100.000 clientes en todo el mundo. “Mis consumidores y clientes no van a aceptar más aumentos de precios, por lo que habrá que empezar a mitigarlos”.

Esa idea debería animar a la Fed, que espera que las expectativas de inflación se frenen para empezar a controlar las presiones de los preciosSu mayor temor es que las expectativas se desquicien, lo que lleve a una espiral de precios y salarios al estilo de la década de 1970: su pesadilla es que los consumidores esperen sistemáticamente precios más altos y exijan, a su vez, salarios más altos, lo que obligará a las empresas a cobrar más a sus clientes, creando un círculo vicioso.

EEUU está pasando de un mercado laboral ajustado de forma excepcional por la pandemia a uno más tradicional, en el que el equilibrio se debe al bajo desempleo

Un aumento de la probabilidad de un aterrizaje suave sería una gran noticia para los inversores, que llevan un año de sangría bursátil: el S&P 500 ha caído más de un 14% en el año, y eso después de una semana de remontada tras rozar el mercado bajista por unas horas el 19 de mayo.

Si los aumentos salariales disminuyen, eso “mejora las probabilidades de que la Reserva Federal pueda manejar un aterrizaje suave para la economía estadounidense”, según las economistas Yelena Shulyatyeva y Eliza Winger. Pero no impedirá que la Fed suba los tipos de interés en otros 50 puntos básicos en junio y julio, según el calendario que revelaron las actas de su última reunión, publicadas esta semana.

El economista jefe del Burning Glass Institute, Gad Levanon, dijo que EEUU está pasando de un mercado laboral ajustado de forma excepcional por la pandemia, en el que muchas personas no buscaban trabajo activamente debido al temor al virus, a uno más tradicional, en el que el equilibrio se debe al bajo desempleo. Eso podría restarle algo de velocidad a los aumentos salariales, pero la tensión sigue existiendo, y es probable que los trabajadores sigan aprovechando la dificultad para encontrar sustitutos para pedir mejores sueldos.

Todas las empresas aún necesitan trabajadores, pero ya no faltan cientos“, dijo Tom Gimbel, director ejecutivo de la agencia de empleo LaSalle Network, con sede en Chicago. “Están siendo más selectivos con respecto a a quién contratan que hace seis meses”.

Reducción paulatina

El crecimiento de los salarios debería reducirse al 4,5% para fin de año a medida que los factores temporales que han impulsado los salarios, como los aumentos para compensar a los trabajadores por las dificultades de la pandemia, lleguen a su fin, según el economista de Goldman Sachs Group Spencer Hill. Eso acercará al mercado al ritmo de aumentos del 3,5% al ??4% que la Fed considera compatible con el objetivo de inflación del 2%.

“Si el crecimiento de los salarios se reduce en parte a medida que se desvanecen los factores temporales, la tarea restante para la Fed sería más manejable”, explicó Hill en una nota a los clientes esta semana.

Fuente: Revista El Economista

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba