Internacional

Borges condena deportación de 16 niños venezolanos desde Trinidad y Tobago y llama a organismos internacionales a mediar

El canciller de Venezuela, Julio Borges, denunció este lunes la deportación de 16 niños venezolanos desde Trinidad y Tobado. Aseguró que este hecho no solo viola la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, sino también todos los instrumentos internacionales de protección a la niñez. Reiteró que las trabas y controles no son la solución al drama que vive el pueblo venezolano, pues solo la salida de Nicolás Maduro acabará con el problema.

“Rechazamos la deportación de 16 niños venezolanos por parte de Trinidad y Tobago, es un acto que no solo viola la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, sino todos los mecanismos internacionales que protegen la niñez. Instamos a ACNUR y la OIM a interceder ante esta situación. Es un hecho cruel, que no refleja un espíritu de hermandad que tuvimos los venezolanos con todos los que llegaron a nuestra tierra en el siglo pasado”, sostuvo.

El representante de la política exterior del gobierno interino señaló que las trabas legales solo complicarán más la situación. “Las trabas y restricciones que imponen los países a los venezolanos no van a frenar la migración, al contrario, va a alimentar redes de explotación humana y procesos irregulares. La única solución es la salida de Nicolás Maduro del poder”, destacó.

Asimismo, Borges cuestionó que el gobierno de Trinidad y Tobago recibiera a personeros del régimen venezolano, mientras repudia a los venezolanos que huyen de esa dictadura. Llamó a que el mundo libre comprenda el drama venezolano como un asunto humano. “Esta tragedia no puede ser vista con un filtro ideológico, todavía hay gobiernos que ven esto como un asunto de izquierda y derecha, cuando estamos ante un sufrimiento de todo un pueblo”.

Finalmente, insistió en la necesidad de la presión interna y la presión internacional para lograr un cambio en el país.

 

Fuente: lapatilla.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba