Con Beethoven y Dvorak, la OSG recordó el Día de Reyes

San Pedro, la Virgen María y san Francisco de Asís fueron también espectadores, el pasado viernes, del concierto de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil (OSG). Era el primer show que la agrupación ofrecía con su nuevo director artístico, el maestro Patricio Jaramillo.

Mientras el también violinista ultimaba detalles con los músicos de la OSG, el público ingresaba de a poco a la iglesia San Francisco (av. 9 de Octubre y Pedro Carbo), lugar donde se hizo el recital, que se inició a las 20:00. Previamente, en el sitio se había oficiado una misa en recordatorio del Día de Reyes.

Hubo quienes como Mariana Moncayo se quedaron luego de la eucaristía para ver el concierto. “No estaba en mis planes quedarme más tiempo fuera de casa, pero vi todos los instrumentos y me entró la curiosidad”, expresó.

Así como ella, otras decenas de personas coparon la capilla para apreciar el recital, organizado por el Ministerio de Cultura y Patrimonio, en el que se incluyeron obras de compositores clásicos universales como Ludwing van Beethoven y Antonin Dvorak.

La gala, que invitaba a recorrer la ‘Ruta de las iglesias’, empezó puntual. La primera pieza que la orquesta ejecutó fue un vals del compositor ecuatoriano Ricardo Monteros Tello. La obra se titula Despedida.

“Es un tema muy bonito, tiene ese toque clásico y muy nuestro a la vez. Es una obra muy agradable al oído”, aseguró el profesor de música retirado Gonzalo Plaza. Él había asistido con su esposa y sus dos hijas al concierto, al que calificó como “hermoso, limpio, con buena dirección”.

Al tema de Monteros le siguió el Concierto para violín y orquesta en Re menor de Beethoven. Ese fue el momento en el que se vio la actuación del violinista japonés, radicado en Ecuador, Tadashi Maeda.

Los presentes ovacionaron la interpretación del japonés, incluso se pusieron de pie. Pero no todo fue satisfactorio en este concierto de la OSG, pues lo que se inició con sala llena de a poco fue disminuyendo, en cuanto a asistentes. En la etapa final del concierto se escuchó la sinfonía Nº 9 Del nuevo mundo, de Dvorak. Cada directriz de Jaramillo era seguida por los apasionados de la música que se habían dado cita en la céntrica iglesia.

Aún faltan dos recitales para concluir la Ruta de las iglesias, el 13 y 20 de enero. En el último show el director temporal de la OSG presentará la primera sinfonía de su autoría.

Fuente: El Universo

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba