Bayern Munich se quedó con la Supercopa al vencer a Leipzig con suspenso

El inicio de la temporada extendió el gran dominio de Bayern Munich a lo largo y ancho de Alemania. Venció por 5-3 a RB Leipzig, después de estar 3-0 arriba, como visitante en el Red Bull Arena y se quedó con la Supercopa por tercera vez de manera consecutiva.

El equipo de Julian Nagelsmann fue superior a su rival, pero también desperdició muchas ocasiones por lo que le permitió al local estar en partido hasta el final. Sin embargo, ciertos errores puntuales le impidieron terminar el encuentro con tranquilidad.

Jamal Musiala abrió el camino al aprovechar un mal despeje dentro del área, encaró por derecha y remató cruzado para romper el cero. Poco más tarde, Sadio Mané se anotó por primera vez con la camiseta de los Bávaros al empujar el balón a la red.

Más tarde, lo tuvo Marcel Sabitzer con un disparo desde afuera del área que se desvió y salió apenas arriba. Y desde ese tiro de esquina que Musiala jugó corto, este le cedió la pelota a Benjamin Pavard, quien definió de frente al arco para poner el tercero.

Con la goleada en contra, Domenico Tedesco movió el banco para el complemento y a partir de allí se la jugó al descuento, aunque el conjunto de Múnich nunca dejó de atacar. Luego que el ingresado André Silva conectara un cabezazo en el travesaño, llegó el gol local.

También de cabeza, Marcel Halstenberg ganó en las alturas y le cambió el destino al centro de Christopher Nkunku para colocar el balón junto al palo derecho de Manuel Neuer. Igual, luego de un remate de Thomas Müller y un rebote, Serge Gnabry puso el cuarto en la respuesta.

Leipzig nunca se dio por vencido y, luego de una falta de Pavard sobre Dani Olmo, Nkunku lo cambió por gol con un gran tiro cruzado de derecha que Neuer no llegó a rechazar. Y mientras Mané desaprovechó algunas situaciones, los Toros Rojos achicaron la diferencia.

El propio Dani Olmo apareció por izquierda, se jugó la personal, definió de derecha al primer palo para poner el tercero y quedar muy cerca de forzar los penales, pero no fue posible pese al intento de Halstenberg con un tiro que cruzó todo el área que nadie logró desviar.

Con su rival en busca del empate, apostó a la contra en la última pelota. Leroy Sané, que había entrado minutos atrás, selló la historia con una gran jugada personal, al dejar en el camino a un defensor y el arquero. Bayern Munich ganó y es campeón de su 10° Supercopa. (D)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba