Bayer Múnich aplasta de visitante (2-4) al Wolsfurgo y recupera el liderato de la Bundesliga

La llegada de Cancelo parece haber cambiado de golpe la dinámica del Bayern de Múnich. Venían los bávaros de sumar tres empates consecutivos hasta que aterrizó el portugués en el Allianz Arena y le cambió la cara al campeón de la Bundesliga. Después de barrer al Mainz en la Pokal (0-4) en su debut, los muniqueses también volvieron a la senda de la victoria en la Bundesliga en su segunda aparición, se impusieron por 2-4 al Wolfsburgo gracias a su segunda asistencia, y arrebataron el liderato al Union.

Optaron los pupilos de Kovac por una primera línea de presión muy adelantada que llegó a incomodar al Bayern durante los primeros compases del choque. Eso sí, en cuanto los muniqueses la traspasaban, creaban verdaderos incendios en el área de un Wolfsburgo cuya línea de cinco atrás concedió pasillos amplios a los laterales muniqueses. Y ellos no dudaron en aprovecharlos. El primero cayó a los nueve minutos tras un centro de Coman que no llegó a tocar Müller y se coló por el segundo palo de Casteels.

Consciente donde estaba el talón de Aquiles de los locales, el Bayern fue a hacer sangre y lo consiguió en cuestión de los siguientes diez minutos. Primero, Cancelo, con su segunda asistencia en su segundo partido como flamante fichaje del campeón de la Bundesliga, sirvió un centro en bandeja a Coman para que el galo subiera el segundo por medio de una gran volea, imparable para Casteels. Y Müller, tras un libre directo ejecutado por Kimmich, sentenció el choque de cabeza. O eso parecía a priori.

Porque el equipo de Kovac no bajó los brazos. Volvió a la línea de cuatro atrás, siguió valiente arriba y obtuvo la recompensa al borde del descanso, momento en el que Otavio filtró el cuero a Kaminski para que el polaco fusilara a Sommer. En la segunda mitad, Kimmich vio la segunda amarilla y provocó un último arreón por parte del Wolfsburgo que quedó en eso, un mero arreón. Sobre todo porque Musiala frotó la lámpara y subió el cuarto con su diestra de oro tras bailar con media defensa local.

El segundo del Wolfsburgo, obra de Svanberg en la recta final, quedó en anécdota, sobre todo porque el colegiado anuló el tercero de Gerhardt debido a una falta previa sobre Goretzka que tuvo que ser revisada por el VAR. Finalmente, el Bayern se llevó tres puntos importantísimos que la devuelven a lo más alto de la tabla, pero que no ocultan las carencias defensivas de un equipo que el Wolfsburgo, a diferencia de Leipzig, Colonia y Frankfurt y a pesar de disponer de ocasiones an abundancia, no supo aprovechar.

Vía diario as

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba