Asambleístas de la Izquierda Democrática denuncian en la Fiscalía a uno de sus coidearios por presunta concusión

Un grupo de asambleístas de la bancada de la Izquierda Democrática (ID) oficializó una denuncia en contra de uno de sus coidearios, Eckenner Recalde Álava, por un presunto hecho de corrupción relacionado con el delito de concusión.

Según la denuncia presentada en la Fiscalía del Estado este martes, el 13 de septiembre del año en curso le llegó información al asambleísta de la ID Alejandro Jaramillo sobre dos notas de voz en las que se escucharía un diálogo que mantienen tres personas.

En una de ellas se escucharía que deben dar $ 500 y $ 200 para abrir una “sede política en el sur de Quito”. Los participantes de esa conversación le piden a uno de ellos que los cobros no sean desde junio, sino desde julio, e incluso piden una “rebajita porque no tienen otro ingreso”, se relató en el escrito ingresado al órgano de investigación.

Una de las personas que los asambleístas denunciantes señalan sería un asesor de la Asamblea Nacional, vinculado al despacho del legislador Eckenner Recalde.

Otra grabación entregada por Jaramillo a la Fiscalía contendría la voz de Recalde, en la que le diría a un hombre: “ya me dio para que cubra un asunto de la campaña, lo de la central del sur debe ir porque debe ir. Independientemente de que se dé o no se dé, hay que empezar a cobrar”.

En ese sentido, piden a la Fiscalía que se investigue el presunto delito de concusión en el que estaría inmerso su coideario Recalde.

La mañana de este 14 de septiembre, Jaramillo dio a conocer de este hecho, aunque no mencionó nombres. Añadió que como parte de la depuración de las filas de la ID suscribirán un documento para autorizar el levantamiento del sigilo bancario de sus miembros y de los procesos de investigación que se realicen, por ejemplo, en la Contraloría General del Estado.

El asambleísta Recalde, en declaraciones a los medios legislativos, rechazó estos señalamientos y anunció que iniciará acciones legales en contra de quienes lo acusan de este delito.

También difundió un comunicado en las redes sociales, en el que aclara las auditorías que enfrentó en la Contraloría, cuando desempeñó funciones como procurador síndico en el cantón Pedro Moncayo y jefe de Talento Humano de la empresa Metropolitano de Rastro de Quito.

Los asambleístas de la Izquierda Democrática que suscriben la denuncia, además de Jaramillo, son Johanna Moreira, Rodrigo Olmedo, Ramito Narváez, Dalton Bacigalupo, Luis Marcillo, Amparo Guanoluisa, Marlon Cadena, Yeseña Guamaní y Xavier Santos.

Este sería el segundo caso de supuestos hechos de corrupción que surgen desde sus filas.

La primera denuncia se dio a conocer en los medios digitales Periodismo Ec y La Historia, en los que se muestran audios y chats, presumiblemente, de la asambleísta y segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional, Bella Jiménez, que fue expulsada de la ID al conocerse el hecho y ella también resolvió desafiliarse.

La legisladora enfrenta dos procesos de investigación: uno en la Legislatura y otro que se realiza en la Fiscalía del Estado.

Jaramillo y la asambleísta del bloque Unión por la Esperanza (UNES) Victoria Desintonio presentaron las denuncias en contra de Jiménez, que se tramitan en el Comité de Ética, por haber incurrido en las prohibiciones estipuladas en los numerales 3 y 4 del artículo 163 de la Ley Orgánica de la Función Legislativa, sobre no gestionar cargos públicos y cobrar dietas que sean ajenas a la actividad de asambleísta.

La Fiscalía la investiga por presunta concusión, por una denuncia presentada por el legislador Fernando Villavicencio (Concertación-PSE). (I)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba