¿Qué propone el Plan Económico de la Conaie?

Gonzalo Cucalon sobre propuesta económico
Gonzalo Cucalon. Imagen referencial

Los representantes de la Conaie presentaron su plan económico, en el cual manifiestan grandes inquietudes, que muchos ecuatorianos y analistas de varias tendencias comparten, que van desde el apoyo a la dolarización hasta el anhelo de una sociedad más equitativa. Teniendo esto en cuenta, revisaremos los puntos principales de la propuesta, intentando dejar de lado la dimensión política para concentrarnos en las medidas económicas propiamente.

FMI: Para la Conaie, el culpable de todos los males de la economía ecuatoriana definitivamente es el FMI. Es difícil discutir acerca del fracaso de las políticas de este organismo a nivel mundial. Sin embargo, tampoco es para echarle la culpa de todos nuestros fracasos. Por otra parte, la responsabilidad del gobierno anterior en la debilidad de la economía actual no es mencionada.

Recursos Naturales: Uno de los planteamientos de esta organización indígena es que tanto la explotación petrolífera y minera esté a cargo del Estado, de común acuerdo con las comunidades afectadas. En lo concerniente a la estructura de la producción minera y petrolera existente, se exigen auditorías y revisiones de los contratos. En cuanto a lo último, cabe recalcar que no son los únicos ni los primeros en pedirlas.

Agricultura: Buscan el apoyo a los pequeños productores con tratamiento preferencial para sus productos, así como créditos blandos y la desaparición de intermediarios. En este tema se nota una gran expectativa por lo que es capaz de ofrecer el Estado en cuanto a servicios para pequeños productores, sobreestimando su capacidad de acción efectiva y sin ser específicos sobre el financiamiento de estos servicios.

Impuestos: Lo más específico de la propuesta para mejorar lo económico es su énfasis en subir impuestos, en lo cual coinciden con todos los gobiernos anteriores, que desde los años ochenta han subido impuestos.

La idea de cobrar impuestos con referencia a las ventas y no a las rentas, tampoco es una idea original, dado que incluso ha sido propuesta por este gobierno. Por otra parte, bajar el IVA, que se recauda continuamente, puede desfinanciar la operación diaria del Estado, ya que los impuestos que se planean elevar se cobran en su mayor parte una vez al año.

En cuanto al impuesto al patrimonio, que ya se ha usado en gobiernos anteriores, hoy está en boga a nivel internacional gracias a las propuestas de los candidatos a la presidencia estadounidense Bernie Sanders y Elizabeth Warren. La propuesta de Elizabeth Warren es que el impuesto sea del 3% para patrimonios arriba de los US$10 mil millones, lo cual hace ver al propuesto impuesto al patrimonio del 5% bastante excesivo.

Banco Central (BCE): El rol del BCE está presente en los debates políticos actuales y esta propuesta está claramente a favor de que se mantengan las cosas como las dejo el gobierno pasado. En dolarización, la capacidad del BCE de hacer política monetaria es claramente limitada, más aún si no tiene las reservas suficientes para intervenir en el mercado de dinero. Tal vez, en vez de discutir detalladamente sobre la gobernanza del BCE, sería más fructífero hablar sobre como ampliar la capacidad de traer dólares a la economía de manera sostenida.

Política Social: El gobierno actual planteo aumentar el Bono de Desarrollo Humano (BDH) y su cobertura con el dinero que iba a quedar después de eliminar los subsidios. Por coincidencia, esta propuesta también pide el aumento del BDH, lo que ayudaría a llegar de manera más eficiente a los quintiles de población más vulnerable. Aquí parece que hay una esperanza para llegar a resultados con un diálogo.

Medioambiente: Por un lado, piden mantener subsidios de los combustibles, pero por otra parte piden también una transición hacia un mayor uso de energías renovables. Aquí hay una contradicción, que puede ser salvable si la propuesta fuera más específica acerca de los pasos para llevar a cabo (y financiar) esta transición.

En resumen, la propuesta es más clara y especifica en cuanto a los impuestos y al rol del BCE. En lo concerniente a lo productivo, se concentra en posibles beneficios para los pequeños productores agrícolas, pero con propuestas más generales, así como se nota un énfasis en buscar mejorar la cobertura de los servicios sociales. Si bien es difícil estar en desacuerdo con objetivos como bajar el nivel de desigualdad, no considero que a punta de aumentar impuestos se pueda eliminar la pobreza ni superar las debilidades sociales. Se necesita también crecimiento económico y ahí es donde precisamente este plan se queda corto en detalles.

Artículo: Ec. Gonzalo Cucalon R., gerente general Banrio