Isaac Cohen: MENOS BEBES

El número de personas nacidas en Estados Unidos disminuyó el año pasado, por cuarto año consecutivo, al nivel más bajo en tres décadas. El Centro Nacional de Estadísticas de Salud reveló, la semana pasada, que el número de nacimientos disminuyó 2 por ciento en 2018, desde 2017, el nivel más bajo desde 1986. La tasa de fertilidad, una estimación del número de niños nacidos por cada mujer, también disminuyó en 2018 a 1,728 nacimientos por cada 1,000 mujeres, el nivel más bajo en un siglo, desde que comenzó la recopilación de cifras en 1909. Esta cifra es inferior a la tasa de reposición de la población, estimada en 2.1 nacimientos por cada mujer.

Por ende, Estados Unidos se ha equiparado a otras economías avanzadas, como Canadá, la Unión Europea y Japón, las cuales están padeciendo niveles aún más agudos de contracción demográfica.

Un factor que contribuyó a esta reducción fue que más mujeres de entre 20 y 30 años pospusieron tener hijos. Después de la Gran Recesión, la tasa de natalidad en este segmento disminuyó en alrededor de 4 por ciento. Además, en 2018, hubo una reducción positiva de 7 por ciento en los embarazos de adolescentes y un aumento leve de la natalidad en las mujeres de entre 35 y 44 años.

Esta tendencia decreciente causa preocupación, porque coincide con una población que envejece y con el retiro de la generación que nació después de la Segunda Guerra, junto a una reducción en el tamaño de la fuerza de trabajo y a una escasez de inmigrantes, causada por la adopción de políticas “restriccionistas.”

INGLÉS

The number of persons born in the United States decreased last year, for the fourth year in a row, to the lowest level in three decades. The National Center for Health Statistics revealed, last week, that the number of births decreased 2 percent in 2018, from 2017, the lowest level since 1986. The fertility rate, an estimate of the number of children born to every woman, also fell in 2018 to 1,728 births per 1,000 women, the lowest in a century, since the start of record keeping in 1909. This figure is lower than the rate of population replacement, estimated at 2,1 births per woman.

Therefore, the United States has joined the ranks of other advanced economies, such as Canada, the European Union and Japan, which are experiencing even more acute levels of demographic contraction.

One factor which contributed to this reduction is that more women in their twenties postponed having children. The birth rate among this age segment, after the Great Recession, was down by around 4 percent. Additionally, in 2018, there was a positive reduction of 7 percent in teen age pregnancies and a slight increase in birthrates among women between 35 and 44 years old.

A major concern about this decreasing trend is that it coincides with an aging population and with the retirement of the baby boomer generation, together with a reduction in the size of the labor force, amid a shortage of immigrants, caused by the adoption of “restrictionist” policies.