Gonzalo Cucalón: 4 preguntas para entender el Acuerdo con el FMI

El acuerdo logrado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y sus implicaciones ha generado muchas dudas. Es por eso que, aunque son muchas, decidí concentrarme en lo más relevante del acuerdo, austeridad y reservas, dejando de lado medidas que no tienen impacto inmediato en en lo financiero. Empecemos:

¿Cuáles son los puntos principales en el plan del FMI?

El plan plantea una austeridad profunda, lo cual nos debería de llevar al escenario que ellos proyectan a partir del 2019, con una cuenta corriente y una balanza comercial positiva. Esto es llamativo, dado que la última vez que tuvimos esas cifras en superávit fue en el 2016, un año con recesión y sobretasas. Así, tenemos proyecciones de un fortalecimiento de reservas basados principalmente en la austeridad del Estado central, con recortes y reforma tributaria que deberían ser un instrumento que logre aumentar los ingresos y a su vez frenar las importaciones. De esta manera, el FMI proyecta que las importaciones bajen aproximadamente en US$ 2.000 millones para este año. Otro cambio relevante es que ahora el Banco Central del Ecuador no le puede prestar sus reservas al Estado central, lo cual debería de evitar que el BCE funcione como caja chica del gobierno de turno.

Si el Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) es tan perjudicial como muchos dicen, ¿por qué el FMI no puso como condición que lo eliminen?

Algunos de nuestros expertos económicos consultados en medios televisivos ponen al descubierto que no han leído el informe del FMI sobre el acuerdo. En dicho documento se indica claramente lo siguiente: “Con las perspectivas de un deterioro en la balanza pagos y de Ecuador buscando un programa con el FMI, las circunstancias actuales pueden ser consideradas de crisis o de crisis inminente. En este contexto, este no pudiera ser el momento correcto para retirar el ISD, pero la medida no debería de ser permanente y se debería de planear su retirada una vez que se haya recuperado la estabilidad macroeconómica y la posición de reservas se haya fortalecido”. Es decir, en una situación en que la cuenta corriente tiene déficit y en la cual el país tiene dificultades para atraer dólares, el ISD, que logra

generar ingresos fiscales mientras desincentiva la salida de divisas, no es lo más preocupante.

¿Es posible cumplir las proyecciones financieras del FMI?

Tratándose del FMI siempre es recomendable ser cautos con este tipo de proyecciones, porque ya tienen antecedentes de haberse equivocado (como en el caso de Grecia o Argentina), y porque además las proyecciones del FMI de cierre del 2018 difieren de las cifras del Banco Central del Ecuador. Por ejemplo, el BCE nos da una cifra de déficit comercial de US$ 524 millones, mientras que el FMI proyectaba un déficit de US$ 174 millones. Es decir, el déficit comercial de cifras reales es 3 veces más grande que la proyección del FMI. Así que de entrada los resultados reales están peores de lo proyectado por el FMI.

El FMI habla de muchos recortes y de un crecimiento negativo, ¿es válido descartar el crecimiento en el país en los siguientes años?

No, porque después de todo Ecuador sigue siendo un país con un potencial minero y petrolero.

En resumen, de acuerdo a las proyecciones del FMI, estamos en camino a una recesión autoinflingida por una reforma tributaria y recortes del gasto público, y aun así existen dudas de que podamos llegar a cumplir con las metas. En cuanto al crecimiento, tal vez podría darse el caso de que una obra de infraestructura petrolera pueda lograr atraer grandes capitales internacionales a la vez que aumenta la capacidad productiva del país. Ya pasó a principios de la dolarización y podría darse el caso ahora. Dependerá exclusivamente de nuestras autoridades.

Fuentes:

FMI https://www.imf.org/en/Publications/CR/Issues/2019/03/20/Ecuador-Staff-Report-for-the-2019-Article-IV-Consultation-and-Request-for-an-Extended-46682

Credit Suisse https://plus.credit-suisse.com/rpc4/ravDocView?docid=V7gx452AF-ZfZg