Gonzalo Cucalón: Guía para ser un comentarista económico convencional

Está claro que en Ecuador alguien sin ser economista puede convertirse en un laureado comentarista económico. Sea usted un ingeniero industrial, experto en marketing o un ingeniero comercial, si repite las mismas frases y conceptos de esta guía, logrará opinar como todo un economista convencional ecuatoriano. ¡Atención! La clave será repetir, no cuestionar.

¡Empezamos!

Mercados Libres: Usted está comprometido con la idea de que el mercado resuelve mejor las necesidades de las personas. A pesar de que existen las fallas de Mercado, que son muchas y pueden llevar a resultados nefastos, usted tiene que dejar todo eso de lado y aprender a decir frases como “el Mercado tiene que ser libre y la gente tiene que ser libre para escoger”.

Seguridad Social: “El IESS está quebrado y la única solución es adoptar el modelo chileno de pensiones.” No importa que usted sepa que han habido protestas contra este sistema en Chile, ésta tiene que ser su respuesta por default. Chile, interesante país para usarlo como referencia. Siempre téngalo presente en caso de que le pregunten sobre otros temas.

Libre Comercio: Usted está 100% convencido de que el libre comercio es la única manera de salir adelante. No importa que en el mundo anglosajón el término haya caído en desgracia. Tampoco importa que realmente los tratados de libre comercio no existen y que el modelo asiático de desarrollo, el más exitoso en sacar gente de la pobreza de los ultimos años, no se basa en un aperturismo agresivo, usted no quiere aranceles. Use nuevamente a Chile como ejemplo, será suficiente para evitar que ciertas voces lo cuestionen.

Subempleo: Cada vez que le pregunten acerca de cómo mejorar las cifras de subempleo dirá que la flexibilización laboral es clave. ¿Precarización de las condiciones del trabajador? No es su problema, lo que importa es repetir “flexibilización laboral”.

Gasto Público: Desde que tengo recuerdos, en nuestro país casi todos los años hay déficit fiscal. La solución entonces va a ser, por default, decir que hay que recortar el gasto público. No importa que el 80% de los servidores publicos sean médicos, profesores y agentes de seguridad, usted siempre dirá que el Estado es obeso en Ecuador.

Presupuesto del Estado: La época del año en la que se discute el presupuesto del Estado es de oro para los economistas ecuatorianos. Frases como “gastos altos”, “supuestos equivocados”, “subestimación del déficit” y “sobreestimación de ingresos” son ya una tradición en esta temporada. Siga el ejemplo.

Impuestos: Pase lo que pase, debe quejarse de que los impuestos son muy altos, a pesar de que Ecuador se encuentra bajo la media entre los países de Latinoamérica en lo que respecta a carga impositiva. Recuerde que no hay que

mantener un Estado obeso. También podría que decir que “bajar impuestos aumenta la recaudación”, aunque eso sea un caso hipotético que no ha sido comprobado.

Deuda: Sea cual sea la situación del país, usted va a estar decididamente en contra del endeudamiento del Estado. Aunque obviamente en la realidad es algo que choca con su propuesta de bajar impuestos, pero no se preocupe, hay que satanizar el endeudamiento siempre.

Estado vs. Sector Privado: Recuerde que el Estado es obeso, por lo tanto, tiene que estar totalmente en contra de la influencia del Estado en la economía. Todo lo que huela a presencia del Estado es socialismo y socialismo nos recuerda a Venezuela. Olvide que algunos de los países desarrollados tienen una mayor presencia del Estado en su economía, incluso mayor que en la nuestra. Repita insistemente la siguiente frase: “El sector privado es el principal motor de la economía”.

Banca Extranjera: Cuando le toque hablar acerca de las tasas de interés del Sistema Financiero usted tiene que responder con toda convicción del mundo, que el problema es que no viene la banca internacional.

Construcción: “Estimular el sector de la construcción hace que aumente el empleo y se dinamice la economía”, será su frase de cajón. No importa que el sector que más plazas de trabajo genera, incluso en tiempos de debilidad económica, sea el sector agrícola, usted va a repetir como mantra que estimular la construcción genera empleo.

Inversión Extranjera: Cuando le pregunten por qué no se desarrolla el país, usted responderá que esto se debe a la falta de un ambiente propicio para la inversión extranjera. A pesar de que hay muchas empresas ecuatorianas grandes que han sido compradas por grupos extranjeros, a su criterio todavía no hay suficiente ambiente para las inversiones.

FMI y la confianza: Sin importar la situación económica, lo importante es “ganar la confianza de los mercados con un acuerdo con el FMI”. Esa frase es infaltable en cualquier diálogo o entrevista. Por favor nunca deje de mencionarlo. Le va a ayudar a sonar internacional, como alguien que sabe qué es lo que necesitan los mercados. No se preocupe si suena tal y como sonaban los discursos del actual gobierno argentino.

Año Decisivo: Siempre al final del año tiene que decir que “el siguiente período va a ser decisivo para la economía ecuatoriana”. Entre las razones que puede dar están: déficit fiscal, acuerdos comerciales, relación con organismos multilaterales, recaudación de impuestos o el precio del petróleo. Mire este ejemplo: “El siguiente año va a ser decisivo para la economía ecuatoriana por el precio del petróleo”. No hay cómo fallar.

Siga estas instrucciones y automáticamente, a punta de lugares comunes, podrá quedar bien y hasta incremente su número de seguidores. No se preocupe si

suena repetitivo, hay gente que lleva años diciendo lo mismo y cuenta con mucha credibilidad. ¡Un éxito asegurado!