Isaac Cohen: SEÑALES CONTRADICTORIAS

El mercado laboral de Estados Unidos, en febrero, emitió señales contradictorias, porque se debilitó la creación de empleo, pero con vigorosos aumentos salariales y menos desempleo. La creación de empleo comenzó el año vigorosamente, con 311,000 nuevos puestos de trabajo en enero, pero en febrero ese indicador descendió a sólo 20,000, el más bajo desde septiembre de 2017. En agudo contraste, las buenas noticias fueron que los salarios por hora aumentaron 3.4 por ciento desde el año pasado, el mejor desempeño en una década. Además, la tasa de desempleo disminuyó a 3.8 por ciento, desde 4 por ciento.

Aunque las cifras de un mes no pueden ser vistas como indicativas de una tendencia, hay preocupación porque las proyecciones de crecimiento económico para el trimestre actual, por ejemplo las del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, no llegan a 1 por ciento, después de casi 3 por ciento de crecimiento registrado el año pasado.

La desaceleración de las contrataciones en febrero fue pronunciada en varios sectores. En la construcción se perdieron 33,000 empleos, después de un aumento de 53,000 en enero. El comercio al menudeo perdió 6,100 empleos, mientras que las contrataciones del gobierno se redujeron en 5,000 puestos de trabajo.

Diversos factores contribuyeron a la caída en la creación de empleo. Algunos ellos fueron estacionales, tal como el clima que afecta las actividades de construcción. Otros fueron auto-infligidos, tales como el cierre del gobierno, o la confrontación comercial con China y otros socios. Los aumentos de impuestos a la importación, usados como fichas de negociación, están lesionando a los exportadores de productos agrícolas y a los consumidores de acero y aluminio.

INGLÉS

The job market in the United States, in February, delivered contradictory signals, because there was weak job creation with strong wage growth and less unemployment. Job creation started the year vigorously, with 311,000 new jobs created in January, but in February this indicator fell to only 20,000, the lowest since September 2017. In sharp contrast, the good news was hourly wages increased 3.4 percent from a year earlier, the best performance in a decade. Additionally, the unemployment rate decreased to 3.8 percent, from 4 percent.

Although one month figures cannot be seen as indicative of a trend, there is concern because economic growth projections for this quarter, for instance by the Federal Reserve Bank of Atlanta, do not reach 1 percent, after almost 3 percent growth registered last year.

The February slowdown in hiring stood out in different sectors. In construction there were 33,000 less jobs, after an increase of 53,000 in January. Retail lost 6,100 jobs, while government hiring decreased by 5,000 jobs.

Several factors contributed to the slowdown in job creation. Some of them were seasonal, such as the weather which hurts construction activity. Others were self inflicted, such as the government shutdown, or the trade confrontation with China and other partners. Tariff increases, used as bargaining chips, are hurting exporters of agricultural products and consumers of steel and aluminum.