Isaac Cohen: MENOS CRECIMIENTO

Después de crecer vigorosamente el año pasado, estimulada por la reforma fiscal, la economía de Estados Unidos entró en una tendencia declinante y cerró con crecimiento modesto durante el último trimestre de 2018. La semana pasada, el Departamento de Comercio reveló que, entre octubre y diciembre de 2018, la economía estadounidense creció a una tasa anual de 2.6 por ciento, ajustada por inflación y por factores estacionales. Esto fue menor que 4.2 por ciento en el segundo trimestre y 3.4 por ciento en el tercero. Sobre una base anual,, el crecimiento económico de 2.9 por ciento en 2018 casi alcanzó la tasa de 3 por ciento esperada por la administración del Presidente Trump y fue mejor que 2.2 por ciento en 2017.

Algunos de los factores que contribuyeron a fin de año al enfriamiento fueron externos, tales como la desaceleración en China, Europa y Japón. Pero otros fueron internos, tales como la confrontación comercial con China, o el cierre del gobierno y las crecientes tasas de interés, los cuales espantaron a los mercados hacia fin de año.

Las perspectivas para este año han mejorado, ante la promesa de paciencia del banco central, de “vigilar y esperar” respecto a la tasa de interés, menos preocupación por otro cierre del gobierno, al menos hasta septiembre, así como las noticias sobre un acuerdo comercial con China. Los mercados han reaccionado positivamente, registrando el mejor comienzo en treinta años, mientras que 304,000 empleos fueron creados en enero. Aún así, las proyecciones de crecimiento esperan que continúe la desaceleración. El Banco de la Reserva Federal de Atlanta estima crecimiento de 0.3 por ciento para el primer trimestre de 2019.

INGLÉS

After achieving vigorous growth last year, stimulated by the tax reform, the US economy entered into a sliding trend and closed growing modestly during the last quarter of 2018. Last week, the Commerce Department revealed that, from last October to December, US economic growth reached an annual rate of 2.6 percent, adjusted for inflation and for seasonal factors. This was less than 4.2 percent in the second quarter and 3.4 percent in the third. On a yearly basis, economic growth of 2.9 percent in 2018 almost reached the rate of 3 percent expected by the Trump administration and was better than 2.2 percent in 2017.

Some of the factors which contributed to the end of year cooling were external, such as the slowdown in China, Europe and Japan. But others were homegrown, such as the trade confrontation with China, or the government shutdown and increased interest rates, which spooked the markets by year’s end.

The outlook for this year has improved, given the central bank promise of patience, to “watch and wait” on interest rates, less concern about another government shutdown, at least until September, and news about an agreement on trade with China. The markets have reacted positively, posting the best start in thirty years, while 304,000 new jobs were created in January. Even so, growth projections expect the slowdown will continue. The Federal Reserve Bank of Atlanta estimates 0.3 percent growth for this year´s first quarter.