Mal uso de una noble profesión

Navegar por Internet aumenta conocimientos pero a veces el usuario lee opiniones que lo perturban. Esto sucede cuando accidentalmente encuentro artículos, ensayos y libros de la historia de Ecuador de escritores, académicos e intelectuales, la mayoría quiteños o que viven en la capital. Se especializan en ofender a Guayaquil y sus líderes del pasado y presente. El grado de odio impresiona. Son incapaces de reconocer los bien ganados méritos de Guayaquil y su gente a través de la historia. Existiendo abrumadoras evidencias de su aporte a la grandeza de Ecuador, niegan las innumerables contribuciones desde antes de la Independencia.

Lo insólito de la Academia Nacional de Historia es ser reducto de odiadores, salvo excepciones. Basta que exista uno para ser reprochable. Entre ellos se contradicen. Hay un libro sobre el 10 de Agosto de 1809 donde el autor afirma que San Martín no tuvo rol importante en la Independencia de Quito e ignora a Santa Cruz. Lo mencioné en Memorias Porteñas 18-11-2018. Hay un ensayo de 27 páginas en Internet referente al período previo y durante la Independencia; el autor dice: “…San Martín y los argentinos llevaban su lucha de liberación a Chile, Perú o Quito”. Menciona a San Martín, pero omite la entrevista con Bolívar en Guayaquil, y el trabajo de Olmedo en el campo financiero y logístico para liberar a Quito. Solo se requiere leer las numerosas cartas de Olmedo con San Martín, y Olmedo con Sucre.

El autor del ensayo, al escribir de civiles y militares que participaron en la Independencia de Colombia incluye a próceres de la Independencia de Guayaquil: Villamil, Roca, Antepara, Marcos, Lavayen y Garaicoa; no nombra a Olmedo, no se menciona a Guayaquil. En por lo menos dos libros de los odiadores, sobre la Independencia de Ecuador, el 9 de Octubre de 1820 es ignorado. Cecilia Estrada Solá, hija de Julio, también censura a quienes no reconocen el aporte guayaquileño: “La historia nacional vista con óptica guayaquileña es un cruel oficio pues te enfrentas al poder de la verdad centralizada”. Descripción exacta de la vergonzosa actitud de ellos.