José X. Orellana: “La clase sánduche”

Aprovecho la oportunidad para desearles un próspero 2019. Durante este largo feriado me encontré con amigos y familiares que después del anuncio de la reducción del subsidio a los combustibles me preguntaban sobre la situación económica. Acá un resumen de esas conversaciones:

En el Ecuador hay alrededor de 4.5 millones de hogares para una población de 17 millones de habitantes, 1/3 de los cuales tienen su propio vehículo. Siendo principalmente afectados por la reducción del subsidio a los combustibles los 2.5 millones de hogares que se autodefinen como clase media que son los dueños de la mayoría de vehículos en el país.

El efecto directo al bolsillo de estas familias varía por el tipo de gasolina que usa (si el coche usa inyectores o carburador), la distancia que se maneja por año, y la cantidad de dinero disponible después de gastos imprescindibles que depende de la estructura del hogar, por ejemplo: el número de hijos asistiendo a centros educativos privados, gastos de salud, pagos de hipoteca/coche, inversión en negocio familiar, etc.. Para el dueño de un coche que solamente usa gasolina SUPER y que llena el tanque con 12 galones 4 veces por mes estaríamos hablando de cerca a $550 al año. Cifra respetable especialmente para hogares jóvenes con niños. En el caso de la gasolina EXTRA, el costo asumiendo algo similar sería $150 al año.

Hay otros efectos colaterales, por ejemplo en el transporte escolar; aunque, los padres pueden despertarse temprano para dejar a sus hijos. Finalmente efectos que no se consideraron para el pequeño y mediano agricultor, camaronero, pesquero, etc. que usan bombas de agua/riego, tractores, motores para diversos usos, camiones de 2 toneladas, etc.

En poco salto el tema de una potencial alza del IVA al 15% que ya fue propuesta en la época del Economista Carlos de la Torre ex Ministro de Finanzas a principios del 2018, el efecto cae también en la clase media porque si bien la mitad de la canasta familiar básica no paga IVA lo que mitigaría el efecto en los 1.5 millones de hogares que están en pobreza/extrema pobreza y para el 0.5 millón de familias pudientes estos costos son menores dentro de su presupuesto.

Además como vengo diciendo desde hace años, la principal preocupación debe ser la generación de empleo y esta depende del crecimiento económico. Ecuador es un país donde el consumo representa alrededor de 60 por ciento de la economía ósea de cada dólar que se vende en la economía 60 centavos son de consumo. Por eso hay que recuperar a la construcción; incrementar el turismo y las exportaciones no petroleras tradicionales y no tradicionales (incluyendo servicios para el exterior), etc.; dinamizar el empleo especialmente para los jóvenes y mujeres con edad escolar que podrían trabajar tiempo parcial; implementar zonas francas para salud, tecnología, turismo; inter alia.

Al final les dije a familiares y amigos es por eso que hace décadas se le llamaba a la clase media “la clase sanduche” en otras palabras aquella apretada entre los pudientes a los que estas medidas poco les afecta y la protección que se le debe dar a los pobres y especialmente a aquellos en extrema pobreza.