Guillermo Arosemena: La economía mundial en 2019

Al escribir esta columna desconozco si el Fed anunció el miércoles pasado el aumento de la tasa de interés. Si lo hizo, este mes terminará como comenzó: estrepitosas caídas de los precios de las acciones. En pocos meses el valor de las empresas Faang, acrónimo de Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google ha caído 900.000 millones de dólares, equivalente a nueve años de producción económica de Ecuador. Si no hay noticias positivas en las primeras semanas del 2019, el próximo año será muy duro para Ecuador. El llamado Christmas Rally, auge bursátil de fin de año, que ocurre en la mayoría de las Navidades, aún no se ha visto. El 70 % de todas las acciones están en corrección negativa. El Dow Jones y todos los índices bursátiles se anticipan a los ciclos económicos. Cuando comienzan a descender, esperan una recesión, y auge si pasa lo contrario. Las economías china y estadounidense son las que sacaron al mundo de la crisis del 2008; la primera ha comenzado a desacelerar desde meses atrás y hay indicios de que la estadounidense la seguirá. El mayor impacto vendría de China; durante algunos años el 28 % del crecimiento anual de la economía mundial ella lo aporta, versus 15 % EE. UU. La guerra de aranceles iniciada por Trump ya se siente en ambas economías. En Europa la situación es más dramática. Alemania, motor de la economía del continente, está desacelerando; la de Italia en cualquier momento explota, su banca está muy endeudada, puede arrastrar a la Unión Europea. El futuro de Gran Bretaña es incierto por estar enredada con su ‘brexit’. Francia tiene muchos problemas, el social es peligroso. En América Latina varios países están sumergidos en sus laberintos. Las demás naciones asiáticas tienen sus propios problemas. Finalmente está Trump, ejemplo de desconcierto. Sus políticas no favorecen a la economía mundial. Desde enero tendrá en contra a la Cámara Baja. Mal presagio político con consecuencias económicas mundiales.

Si se cumplen estos presagios, ¿qué puede esperar Ecuador, dependiente de productos primarios? Toda recesión es sinónimo de baja de precio en los mismos.

Fuente: EXPRESO