Isaac Cohen: CAIDA DEL PETROLEO

Los precios del petróleo cayeron 22 por ciento en noviembre, desde la cima alcanzada en octubre en ambos índices de referencia, el Brent global y el estadounidense West Texas Intermediate. Una caída tan pronunciada no se veía desde el comienzo de la Gran Recesión hace una década. También hace recordar la zambullida de 2015, cuando el índice West Texas cayó desde $110 a $27 por barril. Hasta ahora, la caída actual es menos severa, desde $77 a $50 por barril.

Sin embargo, esta volviéndose causa de ansiedad el hecho que es difícil anticipar si, el próximo jueves en Viena, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y los no miembros aprobarán recortar la producción en 1.3 millones de barriles diarios, recomendada por economistas de la OPEP. Esto requiere que se pongan de acuerdo Rusia y Arabia Saudita, los dos principales productores. La OPEP también está siendo retada por el recién anunciado retiro de Qatar de la organización, productor de apenas 2 por ciento de la producción total, pero miembro durante casi seis décadas.

Estados Unidos es el otro productor principal, cuya producción aumentó, según la Agencia de Información Energética, a 11.5 millones de barriles diarios en septiembre desde 11.4 millones de barriles diarios en agosto, o 21 por ciento adicional respecto al año pasado. A ese paso, Estados Unidos en 2019 se convertirá en el principal productor mundial de crudo. Por lo cual una caída más profunda de los precios lesionará a los inversionistas y a las compañías energéticas, en un momento de intensa volatilidad en la bolsa de valores.

INGLÉS

Oil prices tumbled 22 percent in November, from a peak in October, in both the global Brent and the US West Texas Intermediate benchmarks. Such pronounced fall was not seen since the start of the Great Recession a decade ago. It also brings back recollections of the plunge in 2015, when West Texas oil fell from a peak of $110 to $27 per barrel. Until now, the present fall is less severe, from $77 to $50 per barrel.

However, it is becoming a source of anxiety the fact that it is difficult to anticipate if, next Thursday in Vienna, the Organization of Petroleum Exporting Countries (OPEC) and non members will approve the production cut of 1.3 million barrels recommended by OPEC economists. This requires that Russia and Saudi Arabia, the two major producers, come to an agreement. OPEC is also challenged by the announced withdrawal of Qatar from the organization, a producer of only two percent of total output, but a member for almost six decades.

The other major producer of oil is the United States, whose production increased, according to the Energy Information Administration, to 11.5 million barrels per day in September from 11.4 million barrels per day in August, or 21 percent more than a year ago. At such a pace, the United States in 2019 will become the major world oil producer. Therefore, a deeper slump in prices will hurt investors and energy companies, at a time of intense volatility in the stock market