Jerry Robalino: Arbitraje ecuatoriano en terapia intensiva

Estas jornadas del Campeonato Ecuatoriano de fútbol han tenido tinte de finales. Nadie regala nada. Los equipos que buscan ganar la etapa, nos brindan partidos emocionantes, unos mejor jugados que otros, pero en términos finales nos tuvieron pendientes de los 90 minutos de cada encuentro. Pero lastimosamente los árbitros también fueron protagonistas.

Todo esto en medio de semanas hostiles y llena de rumores de amaños de partidos que generan suspicacias de todo tipo, y eso le hace daño a nuestro fútbol.

En términos generales -hasta ahora- los árbitros no habían sufrido mayores críticas. ¿Qué pasó ahora? Es razón de análisis para los que dirigen al referato nacional y determinar si perdón y olvido, o sanciones que sirvan para purgar el malestar de los equipos afectados en esta jornada.

Todo apuntaba que rodaban cabezas, y así fue. Las declaraciones de los dirigentes deportivos han sido frontales con el arbitraje. Lo coherente sería que pidan sanciones. Si esto se llega a dar, se presentará una oportunidad para los otros árbitros no considerados top a demostrar que pueden estar en la élite del arbitraje.

Ahora espero que se den cuenta que el árbitraje por si solo no tiene la capacidad de profesionalizarse. Los dirigentes del fútbol Nacional deben unirse para elevar el nivel arbitral para exigirles.

Por otra parte, es verdad que existieron errores pero no son excusas para los objetivos no alcanzados de los equipos, porque los jueces se equivocan para todos.