ArtículoDestacado

Alberto Sánchez: «Croacia, el pequeño gigante del Mundial»

La clasificación de Croacia como finalista del Mundial Rusia 2018,ha roto pronósticos de una gran mayoría de expertos en el fútbol, deporte que da agradables sorpresas de vez en cuando y que demuestran una dinámica en que los antecedentes y los récords previos son anecdóticos cuando un equipo despliega en la cancha una dosis simultánea de capacidad y pundonor. Porque esa es la explicación fundamental para el éxito de los croatas en este campeonato.

Croacia es un pequeño país balcánico que formó parte de la antigua Yugoslavia, nación creada tras la Primera Guerra Mundial. En el proceso de desintegración del bloque de países socialistas, Croacia proclamó su independencia en 1991, pero no logró hasta 1995 su total independencia después de una cruenta guerra. Como nación Croacia se remonta a fines del siglo VII, pero perdió su independencia con motivo de la invasión otomana a los Balcanes cuando quedó bajo la protección de la Casa de los Habsbuergo (austriacos). Es un país pequeño con poco más de 4´500.000 de habitantes en un área de 56.5000 kilómetros cuadrados y tiene como capital a Zagreb, con 800.000 habitantes. Gente laboriosa y aguerrida, ha soportado invasiones, dictaduras y guerras con sus vecinos, pero mantienen siempre su identidad lo que les ha permitido sobrevir a través de los siglos.

Hoy con su fútbol asombran al mundo. A comienzos de octubre del año pasado estaban virtualmente eliminados para el Mundial de Rusia, pues empataron como locales con Finlandia, lo que aseguró el primer puesto para Islandia (otra sorpresa en el fútbol internacional) y quedaban dos puntos debajo de Ucrania al que debían enfrentar como visitantes y ganar obligadamente para ir al repechaje. El presidente de la Federación Davos Suker(ex jugador de la selección), relevó al entrenador Ante Cacic, quien definitivamente había fracasado al no explotar las condiciones de las estrellas croatas Modric, Rakitic. Asumió como técnico Zlatko Dalic, que venía de grandes éxitos en el fútbol árabe, pero sin resonancia en el fútbol grande de Europa. Un inconveniente m{as: Dalic es nacido en Bosnia, país que también formó parte de Yugoislavia pero contra el que lucharon los croatas por su independencia. Dalic amalgamó bien a sus figuras, estableció un sistema 4-1-4-1, considerando que en el medio campo está la clave de un gran equipo. Los resultados se vieron enseguida: Coracia venció en Kiev 2-0 a Ucrania Y en el repechaje despacharon con relativa facilidad de Grecia, ganando 4-1 en Zagreb y empatando 1-1 en Atenas.

El sorteo del Mundial los volvió a enfrentar con Islandia, en un grupo clasificatorio que tenía dos favoritos: Argentina y Nigeria. Los resultados demostraron otra cosa: Croacia ganó fácil el grupo y dieron un baile a los argentinos (3-0), con la estrella Messi incluida.

En octavos de final enfrentaron a un duro oponente Dinamarca, protagonizando un partido que se fue al alargue, pues empataron en el tiempo normal. En el suplementario, tuvieron oportunidad de liquidar pero su estrella Modric falló un penal. Al seguir igualados fueron a la definición por penales y allí lució el arquero Danijel Subasic conteniendo tres penales, para dar la clasificación a su equipo.

En cuartos de final, les tocó enfrentar al local Rusia. Otro partido extenuante y luchado de principio a fin. Nuevo empate a 1 y prórroga sin goles. Una vez más a la tanda de penales. Otra vez Subasic se coinvierte en el héroe, pues tapó uno y le desviaron otro, lo que les permitió avanzar a las semifinales.

Disputando el derecho a ser finalistas, los croatas debieron enfrentar a Inglaterra. Y con un gol en contra a menos de 5 minutos de juego, debieron remar contra corriente. Iván Pensic logró empatar al promediar el segundo tiempo y pese a que Croacia llevó la iniciativa al final, se mantuvo la igualdad en los 90 minutos. En el suplementario Mario Mandzukic colocó el gol de la victoria que lleva a su país a disputar el próximo domingo 15 el título de campeón mundial. El pequeño gigante dejó pequeño al gigante.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar