Aplicar focalización de subsidio a combustibles a través de tarjetas de débito y devolución vía SRI, entre las recomendaciones de sectores al Gobierno

Varios mecanismos para la focalización del subsidio a los combustibles llegan a manera de propuestas, desde varios sectores, al Gobierno. Desde hacer un estudio riguroso de la situación, el uso de tarjetas de débito con valores establecidos para cada beneficiario, hasta la aplicación de reembolso contra facturas a través del SRI, pasando por el censo prolijo de los potenciales beneficiarios, son parte de las sugerencias que se conversan en estos días.

Es que el Gobierno busca las alternativas, en medio de un proceso de diálogo que se desarrolla con los transportistas, debido al importante incremento del precio de combustibles, que si bien ha sido paulatino (por la aplicación del sistema de bandas), durante más de un año se ha convertido en un peso fuerte para ese sector.

Esto, mientras la reactivación económica a nivel mundial mantiene al alza el precio, que ayer llegó a un máximo de $ 76,22 para el WTI (crudo que sirve para marcar el precio del crudo ecuatoriano) y a la par se dan advertencias desde el sector indígena para que se congelen los precios.

Así, el sector de los distribuidores de gasolinas ha mantenido reuniones con el viceministro de Gobierno Homero Castanier, así como con el ministro de Transporte, Marcelo Cabrera, los días 25 y 26 de junio.

Iván Casanova, secretario de la Asociación de Propietarios de Gasolineras de la Provincia del Guayas Sociedad General, explicó que se le ha hecho dos propuestas concretas: entregar una tarjeta de débito por un valor X equivalente al subsidio para que los beneficiarios (conductores de buses y taxistas) puedan usarlo al cargar la gasolina o incluso en cualquier otra compra que requirieran. Recordó que un plan piloto con tarjeta ya se hizo en Cuenca, en el Gobierno anterior, pero no se cumplieron todos los ofrecimientos por parte del Gobierno.

Explicó que a su parecer es importante analizar la seguridad de los sistemas tecnológicos que se quieran aplicar. Para Casanova, alternativas como TAG, precios diferenciados, entre otros, podrían ser vulnerados. Dijo que ha conocido que el Gobierno estaría analizando la compra de un software por $ 250 millones, pero consideró que este sistema no sería viable, si se considera que no todas las gasolineras tienen internet.

Entre tanto, Oswaldo Erazo, presidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo (Camddepe) explicó que a más de la propuesta de tarjeta magnética otra alternativa es que los beneficiarios puedan pedir, presentando las facturas de pago de combustibles, un reembolso al Estado. Funcionaría como el sistema que se aplica para la devolución del IVA a los jubilados, dijo.

En todo caso, para Erazo y Casanova, el sistema de bandas debe mantenerse, aunque podría reducirse el porcentaje posible de incremento mensual, para bajar la presión en los precios.

El Gobierno explicó a los distribuidores que una universidad estatal se encargará de realizar los estudios necesarios para establecer volúmenes y valores de los subsidios focalizados.

Por su parte, el Colegio de Economistas de Pichincha, pidió al Gobierno, entre otras cosas, que se establezca claramente el volumen de los subsidios, que se amplíen las mesas de dialogo con los sectores de la sociedad para evitar paralizaciones, protestas y se analicen los impactos en los bienes y servicios. Además, que se establezcan las debidas compensaciones para evitar posibles alzas de pasajes y fletes en el sector del transporte.

Explica el Colegio que debido al sistema de bandas, las gasolinas extra y ecopaís han sufrido un incremento de 19 % y el diésel, 52 %. Pide que se revisen los parámetros para fijación de precios de las bandas, pues considera que no es razonable que el precio de referencia sea el precio internacional de los marcadores crudo oriente y WTI, dejando de lado otras variables, tales como costos de refinación, costos de transporte y refinación de los derivados, costos de comercialización y la utilidad respectiva.

Distribuidores piden revisar margen de comercialización

En otro tema, los distribuidores de combustibles han aprovechado las reuniones con personeros del Gobierno para explicar la problemática que viven al momento por lo que sería un bajo margen de comercialización. Oswaldo Eraza, de Camddepe, dijo que los principales problemas que existen tienen que ver con que el margen está fijado en centavos de dólar y no en un porcentaje del precio. Otro inconveniente es el pago de fletes por transporte de combustible que afecta especialmente a las estaciones más remotas. Adicionalmente, al momento deben disponer de mayor capital para seguir adquiriendo igual cantidad de volúmenes de combustibles, lo cual les afecta. Explicó que las autoridades de Gobierno han ofrecido volverse a reunir para buscar soluciones a los problemas.

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba