Activista Jorge Lara compartió su experiencia de reconciliación con el hijo del asesino de su padre

Jorge Lara compartió con universitarios su experiencia de reconciliación con el hijo del asesino de su padre


Jorge Lara narró como parte del contexto la problemática del narcotráfico que vivió su país a manos de los carteles de las drogas.

El activista colombiano dio su charla la noche de este jueves 25 de enero en el aula magna de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil y formó parte de las actividades de la ‘Semana de la paz’, de la Prefectura del Guayas.

“No estoy aquí representando un partido político, una línea, estoy aquí compartiendo lo que hago, lo que he hecho y lo que la vida me ha dado”. Con estas palabras inició Jorge Lara su charla denominada ‘La Reconciliación’, en el aula magna de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil la noche de este jueves 25 de enero, como parte de las actividades programadas por la Prefectura del Guayas por la ‘Semana de la paz’ que inició el lunes 22 y finaliza este domingo 28 del presente mes.


Nathaly Toledo, directora de Bienestar Animal y Gestión Social de la Prefectura del Guayas, presentó al expositor durante la charla.

Lara es activista colombiano, hijo de Rodrigo Lara Bonilla, ex ministro de Justicia de Colombia, quien en 1984 fue asesinado por orden de Pablo Escobar, líder del cartel de Medellín, y que luego de muchos años logró la reconciliación con el hijo del mencionado capo, Juan Pablo Escobar, que ahora se llama Sebastián Marroquín.

El evento inició con la intervención de Nathaly Toledo, directora de Bienestar Animal y Gestión Social, gestora de los eventos por la Semana de la paz. En su intervención hizo una exposición de motivos sobre lo necesario de promover la ‘Cultura de paz’ y las normas legales e hizo un llamado a “dejar de hacer violencia y empezar a hacer la paz”.

Lara hizo una exposición clara y extensa del entorno social y político en Colombia, el tráfico de drogas por parte de Pablo Escobar y el inicio del llamado cartel de Medellín, las consecuencias y repercusiones del dinero que movían dentro de todos los estamentos sociales, hasta llegar a desarrollar el drama que le toco vivir junto a su familia, las persecuciones hacia su padre por proceder acorde a los principios y valores humanos, el asesinato de Rodrigo Jara, el exilio obligado de su familia y un peregrinaje por diferentes países para preservar la vida, ante lo que considera fue un abandono por parte del Estado de su país.


La charla de Jorge Lara formó parte de las actividades de la ‘Semana de la paz’, que organizó la Prefectura del Guayas.

La tragedia de la familia de la víctima y la tragedia de la familia del agresor, tiene parámetros totalmente opuestos, pero paralela, relató Lara. “Tenía 16 años (Juan Pablo), yo también, teníamos la misma edad, pero con parámetros totalmente diferentes. Él estaba en una parte de la historia y yo en la otra, éramos actores de una historia en la que no pedimos actuar, pero los parámetros hicieron que estemos allí y con esto, ser enemigos, ser enemigos porque la sociedad quería que fuéramos enemigos. La sociedad te condiciona, los valores que la familia te inculca te condicionan a hacer lo que ellos quieren que tu hagas, o lo que ellos piensan que es correcto”.

Lara contó que el director argentino Nicolás Entel, autor del documental ‘Los Pecados de Mi Padre’, lo contactó para tener un acercamiento con Sebastián Marroquín, nombre actual del hijo de Pablo Escobar. Al final accedió a reunirse en privado y con la presencia de un fotógrafo que no podría hacer públicas las gráficas. En el 2009, a los 31 años, se encontraron en Madrid y mantuvieron largas tertulias, se contaron sus vidas y el punto de quiebre a raíz del asesinato de Rodrigo. “El día que tu papá mató a mi papá, mi vida cambió”, dijo haberle dicho Lara a Marroquín, a lo que éste le habría respondido “El día que mi papá mató a tu papá, mi vida cambió”. Allí empezó la amistad y el deseo de ser activistas de la paz mundial.


El público se interesó en el tema e hizo preguntas al expositor Jorge Lara.

Mediante video conferencia, Sebastián Marroquín se comunicó con los presentes en la charla, saludó emocionado a Lara y dejó un mensaje a la audiencia. “Con nuestro mensaje, con nuestro testimonio y nuestro ejemplo, sirvamos para que otros se inspiren y entendamos que la paz es posible, que no es ninguna utopía”. A lo que Lara acotó: “esto no es una utopía, es una realidad… La voluntad lo hace posible”.

“La paz empieza en el corazón de cada uno”, sentenció Lara, no sin antes explicar que por años tuvo sentimientos de ira, odio, rabia y el deseo de venganza; pero, comprendió que el acercamiento y el perdón dan paz, que ese odio te lo tienes que quitar de adentro e ir hacia la reconciliación.

Fuente: Gobierno Provincial del Guayas

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba