ACNUR observa altos niveles de anemia y retraso de crecimiento en refugiados

Ginebra.- La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijo hoy que los altos niveles de anemia y los problemas de crecimiento entre los refugiados son sus principales motivos de preocupación, de acuerdo con un estudio sobre salud pública de refugiados y personas desplazadas.

El informe analiza los progresos hechos hasta ahora y observa algunas tendencias en base a los indicadores de ACNUR en salud pública, reproductiva, nutricional, alimentaria y también en materia de agua e higiene en un total de 37 operaciones.

Los resultados del estudio muestran que en 2017 en más del 50 % de los asentamientos encuestados se detectaron niveles críticos de anemia infantil, mientras que solo el 3 % de estos lugares cumplía con los estándares en la materia, con una prevalencia por debajo del 20 %.

En cuanto a los problemas de crecimiento debidos a la malnutrición, ACNUR descubrió que solo el 25 % de los sitios estudiados poseía unos niveles aceptables de prevalencia entre niños menores de cinco años.

Asimismo, la agencia mostró especial preocupación por la importante presencia de malnutrición aguda ante la reducción de raciones alimentarias y servicios básicos en muchas operaciones por falta de financiación.

El 62 % de los asentamientos que forman parte del estudio cumplía con los estándares globales de malnutrición aguda, lo que representa una leve mejora respecto a 2016.

ACNUR también destacó que la tasa de mortalidad infantil -que representa un indicador importante del impacto en la salud de situaciones de emergencia- se mantiene globalmente estable con una media de 0,4 muertes por cada 1.000 niños refugiados al mes.

Esta tasa confirma una tendencia a la baja que se viene observando desde 2011, indicó el organismo.

En materia de salud reproductiva, se detectaron ciertas mejoras ya que 9 de cada 10 partos en más del 83 % de las operaciones estudiadas fueron atendidos por un trabajador médico especializado.

Esto representa un 26 % más que en 2016.

Además, cerca de medio millón de mujeres refugiadas embarazadas recibieron un seguimiento prenatal en 135 asentamientos en 21 de las operaciones analizadas.

En todo 2017, se realizaron más de 8 millones de consultas a refugiados en centros médicos, lo que representa un aumento del 10 % respecto a 2016.

Sin embargo, 9 de cada 10 refugiados atendidos padecían enfermedades transmisibles, lo que según ACNUR pone de relieve la importancia de invertir en servicios de prevención.

Asimismo, durante el año la agencia consiguió proveer una media de 21 litros de agua por persona y día, superando el estándar mínimo de 20 litros al día.

La media de refugiados por lavabo también mejoró a 22 personas, aunque todavía supera el estándar máximo de 20 personas por baño por razones de higiene.

ACNUR concluyó que a pesar de haberse alcanzado cifras récord en cuanto a personas forzadas a huir de su hogar en el mundo, los servicios médicos que atienden a los refugiados y otras poblaciones desplazadas se mantienen bien encaminados.

Fuente: EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba