40 adolescentes de Guayaquil, Durán y Samborondón han sido detenidos este año por distintos delitos; 9 de ellos están internados

Un menor de 15 años a bordo de una moto disparó a un hombre en el suburbio de Guayaquil. Era el 31 de enero. Tras la alarma en el sector, el adolescente fue detenido cuadras más adelante, en la 25 y la R.

El aprehendido fue trasladado al Centro de Adolescentes Infractores (CAI) de Guayaquil. Allí están aislados 79 menores por diferentes causas. Unos están involucrados supuestamente en abusos, tenencia de armas o tentativa de asesinatos.

Nueve han llegado este año a esa dependencia. Ese centro acoge a parte de los adolescentes que han cometido infracciones o han estado involucrados en delitos.

En lo que va del año, en total 40 menores de edad han sido detenidos y procesados por distintos delitos, según el capitán Andrés Rivadeneira, jefe de operaciones de la Policía de Menores (Dinapen) de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón).

Del 1 de enero al 22 de marzo han sido aislados 19 menores por robo, 14 por tenencia de armas, uno por un delito sexual, 3 por drogas, uno por un accidente de tránsito y 2 por tentativa de asesinato.

Entre los nueve adolescentes que fueron trasladados al CAI, por orden judicial, están uno que supuestamente abusó sexualmente de otro menor de su familia, otro que fue hallado con casi media tonelada de droga y el menor de 15 años que el 31 de enero a bordo de una moto disparó a un hombre en el suburbio.

El internamiento preventivo en el CAI dura solo 90 días (en adultos es un año máximo de prisión preventiva) hasta que se convoque a audiencia de juzgamiento.

En caso de menores de 14 años solo procede el internamiento en delitos de asesinato, violación, plagio de personas y robo con muerte.

Otros 31 adolescentes detenidos este año cuentan con medidas socioeducativas y esperan en casa de sus tutores que se dé la investigación y su caso llegue a los tribunales especializados. Solo cuatro de estos menores tienen vigilancia policial ordenada por un juez, detalla la Dinapen. Los otros 26 están bajo vigilancia de sus tutores que no siempre son sus padres.

El capitán Rivadeneira menciona que al ser menores de edad no quedan en el sistema registros de antecedentes penales y que la pena imputable es la cuarta parte de los delitos tipificados en el Código Orgánico Integral Penal (COIP) para los adultos. Máximo pueden recibir ocho años de prisión.

El agente de la Dinapen explica que a muchos sospechosos de sicariato no se los logra detener en flagrancia (24 horas a partir del crimen) y que pueden ser aislados luego porque se los halla con un arma y se los procesa por tenencia de arma.

Luego, el arma es ingresada en las bodegas de la Policía Judicial y posteriormente analizada por Criminalística. Si coincide con las balas halladas en alguna muerte violenta se abre un proceso aparte por asesinato.

La Dinapen abrió contra adolescentes infractores en 2021 un total de 916 procesos y en 2012 ya van 120 investigaciones contra menores. (I)

 

EU

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba