2027, el año que viajaremos como Los Supersónicos con el Hyperloop

Cuando la caricatura de Los Supersónicos surgió en 1962 mostraba una visión de cómo sería el mundo a mediados del siglo XXI, con transporte a través de vehículos voladores y cápsulas, con visitas al doctor a través de pantallas y con computadoras interactuando con los humanos para la toma de decisiones.

No todo ese futuro ha transcurrido como se esperaba, pero algo de ello se ha hecho realidad. Las consultas médicas a distancia son algo que ya comenzaba a florecer desde antes de la pandemia por COVID19, mientras que los asistentes con inteligencia artificial como Siri y Cortana han estado presentes en nuestras computadoras por algunos años, no solo para ayudarnos con las labores diarias, sino incluso para contarnos un chiste.

¿Pero qué pasa con el transporte? ¿Dónde están los coches voladores que podemos almacenar en pequeños lugares destinados para portafolios? Parece que para ello tendremos que esperar.

Pero no todo son malas noticias y viajar en pequeñas cápsulas como lo hacían los miembros de la familia de Los Supersónicos no es algo lejano, es más, eso podría suceder antes de terminar esta década.
 

Al menos esa es la promesa de Josh Giegel, director ejecutivo y cofundador de Virgin Hyperloop, un sistema que busca revolucionar el transporte al trasladar a las personas entre ciudades en cuestión de minutos, un objetivo que afirma no está lejos de conseguir.

“No faltan ni 10 ni 20 años. Las ciudades pueden empezar a incorporarlo a su planificación ahora mismo”, describió el directivo en una entrevista con la agencia Reuters.

“No sabría decir quién será el primero, pero además de Estados Unidos, también estamos considerando lugares como India, Europa y Oriente Medio. Probablemente estemos pensando en un plazo de 2025-27”.

Para Josh Giegel su sistema solucionará un punto en el que muchos no se han enfocado, y es que mientras las automotrices piensan en vehículos eléctricos, el transporte público de media y gran distancia, pero con poco tiempo de recorrido ha tenido pocos avances, porque aunque algunos pensarían que el tren bala es algo novedoso, la realidad es que es una tecnología que inició operaciones en 1964 y ha ido evolucionando, pero no a lo que propone la división de la empresa Virgin de Richard Branson.  

“Se trata de trasladar cantidades masivas de personas, a la velocidad de un avión, dándoles la oportunidad de vivir donde quieran vivir y trabajar donde quieran trabajar. Un hyperloop movería tanta gente y mercancías como una autopista de 30 carriles”.

“Pongamos un ejemplo y veamos lo que tarda ahora mismo una persona en cruzar Manhattan, quizás sean 40 minutos. Podrías ir de Nueva York a Washington D.C. en menos tiempo. Podrías ir de Los Ángeles a Las Vegas en 40 minutos”.

“Lo que estamos haciendo es similar a lo que hicieron los barcos españoles y los aviones: reducir el tiempo asociado a la distancia”.
 

Actualmente, un viaje entre la ciudad de California y la de Nevada tarda 59 minutos en avión, pero esto sin contar los tiempos de espera asociados a un aeropuerto para una distancia de 432 kilómetros que, en carretera, se recorren en casi cinco horas.

Un ejemplo más cercano a nosotros es que en sus proyecciones un trayecto de la Ciudad de México a Los Ángeles solo necesitaría de dos horas con 52 minutos. El viaje de la capital del país a Guadalajara solo requeriría de 37 minutos.

Giegel tiene en claro que los actuales sistemas de transporte no facilitan el deseo de algunas personas que quieren vivir en una zona, tal vez alejada de las grandes urbes, pero trabajar en esas ciudades, sin tener que invertir horas de recorrido. Él considera su sistema cambiará la forma en que esto sucede.

“Tengo un hijo de dos años y la forma en que podrá vivir no se parece a nada que podamos imaginar”.

“Si mira las ciudades del futuro, la gente querrá vivir en una zona y trabajar en otras. Ya lo estamos viendo con la pandemia. Mi sueño es vivir cerca de Yosemite y luego trabajar con mi equipo en Los Ángeles. Un hyperloop te daría la posibilidad de hacer ambas cosas”.

El funcionamiento del hyperloop

En simples palabras se trata de transportar personas a través de una cápsula que viaja entre un punto y otro a través de un tubo, esto para reducir los cruces con carreteras u otros trenes y evitar también las inclemencias del tiempo.

“Dentro del tubo sacamos casi todo el aire, lo que te permite ir a altas velocidades con muy poco consumo de energía. Utilizamos tecnología de levitación magnética (similar al tren bala), por lo que no hay rozamiento, y todo es sin contacto y suave. Con la propulsión electromagnética y entre 20 y 30 pasajeros por cápsula, podríamos mover decenas de miles de pasajeros por hora”, expresó el directivo de la compañía.

El hyperloop puede viajar a 1,080 km/h, una cifra que es tres veces más veloz que los actuales trenes de alta velocidad.

Apenas el 8 de noviembre de 2020, la compañía hizo su primer viaje de prueba con dos personas tripulando la cápsula denominada XP-2, un vehículo que cuando esté en funcionamiento real podrá transportar hasta 30 pasajeros.

Aunque no se viajó una distancia entre dos grandes ciudades, los primeros números resultaron esperanzadores para los líderes del proyecto luego de que dos pasajeros recorrieron 390 metros en 15 segundos, con el vehículo alcanzando una aceleración de 0 a 173 km/h en 6.4 segundos.

Las cifras por si solas pudieran no ser impresionantes dado que hay coches que recorren el cuarto de milla en menos de 11 segundos, pero hay un dato que destaca. Los números del hyperloop incluye un frenado ante los límites del recorrido de demostración establecido en Nevada, por lo que aún no ha sido explorada su total aceleración.

El hyperloop no está para sustituir a los aviones, pero busca convertir el sueño de un diseño que inició en un garaje hace siete años en un medio de transporte que facilite la vida de las personas. 

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba