Cifras

152 mujeres de zonas vulnerables se capacitan gratuitamente en técnicas de confección

Técnicas de costura y confección, así cómo deben gestionar la manera de crear su propio negocio, además de fortalecer su autoestima son parte de la capacitación gratuita que reciben 152 mujeres de zonas vulnerables dentro del programa Mujeres Confeccionistas Emprendedoras de Almacenes De Prati en alianza con la Fundación Acción Solidaria.

Este año los talleres se iniciaron en septiembre pasado con 152 mujeres, de entre 18 y 55 años. De este total 60 son de Guayaquil, 32 de Quito y 60 de Manta.

Tamara Espinosa, vicepresidenta de Marketing de almacenes De Prati, dice que es importante que en este tiempo de reactivación económica y tras varios meses de confinamiento por la pandemia, las mujeres reciban este tipo de capacitación y herramientas para iniciar con su propio microemprendimiento de confección y costura o estén capacitadas para un trabajo en relación de dependencia para generar nuevos ingresos en sus familias.

El programa se inició en el 2014 y durante estos seis años se ha beneficiado a 584 mujeres (360 de Guayaquil, 134 de Quito, y 90 de Manta) con técnicas de confección.

En este nuevo ciclo se impartirán dos tipos de talleres. Uno de confección básica para nuevas estudiantes y, otro, de producción y comercialización para mujeres que ya han participado del proyecto en años anteriores y tienen ahora la oportunidad de perfeccionar su técnica.

Espinosa señala que entre los módulos básico y de especialización las beneficiarias reciben aproximadamente 3.715 horas de capacitación anuales. La formación aborda tres dimensiones: confección, en la que aprenden la gestión técnica; emprendimiento para que puedan gestionar la manera de crear su propio negocio; y desarrollo humano, con un enfoque hacia trabajar en la autoestima y las relaciones interpersonales de cada una.

Los talleres de producción y comercialización están dirigidos para estudiantes que ya han participado del proyecto en años anteriores, pero que quieren perfeccionar su técnica y generar ingresos, dice.

Añade que estos módulos tienen como objetivo preparar a las participantes para que adquieran mayor destreza técnica y sean capaces de adaptarse en talleres de producción masiva, donde predomina la agilidad y la optimización del tiempo.

Expresa que todos los talleres se continuarán realizando de manera presencial, pero con una limitación de personas por grupo, lo que implicó considerar sesiones adicionales con el fin de guardar el distanciamiento necesario entre las mujeres que se están capacitando, conforme con las medidas de bioseguridad que se deben seguir por la pandemia.

En diez meses culminará el módulo básico y en cuatro el ciclo de especialización. Al finalizar, las participantes reciben un certificado por competencias firmado por la Fundación Acción Solidaria y De Prati.

El programa cuenta con el aval académico de la Escuela de Negocios Humane, Secap y la Setec, que permite obtener una calificación laboral para las participantes del módulo básico.

Según Espinosa, del total de mujeres que han participado en estos seis años en el programa, el 69% cuenta con emprendimientos individuales; el 16% con emprendimientos asociativos, es decir que se une a otras mujeres; y el 15% tiene trabajo en relación de dependencia. (I)

Fuente:El Universo

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar