150 empresas están en vilo por el Cotopaxi

La economía de la ciudad de Latacunga se vería afectada por una posible erupción del volcán Cotopaxi.

La agricultura, la ganadería y la industria son los principales rubros generadores de empleo y de recursos económicos en la provincia.

Según la Cámara de Industrias local, al menos 150 empresas -entre florícolas, brocoleras, de madera, acero, papel, de alimentos, bebidas y más servicios- instaladas en el norte y sur de la ciudad de Latacunga serían afectadas.

Unos USD 3 200 millones de inversión en infraestructura industrial física se perderían.

Con la alerta amarilla, emitida en octubre de este año por el aumento de la sismicidad, el empresariado retomó la actualización de los planes de contingencia ante una posible erupción del coloso.

Actualmente, el Cotopaxi presenta emisiones de vapor y una baja carga de ceniza, por lo que las firmas adelantan sus precauciones.

Lo hacen, sobre todo, en sus instalaciones cerca de la zona de riesgo del río Cutuchi, por donde descenderían los lahares (lodo y piedra) del volcán. Alberto Salvador, presidente de la Cámara de Industrias de Cotopaxi, explica que, si ocurre un evento de ese tipo, podría dejar sin empleo a más de 25 000 personas que laboran en las firmas productoras. También en la ganadería, la agricultura y la industria, que representa el 2% del Producto Interno Bruto (PIB).

Asumen intervención

En agosto de 2015, cuando se reactivó el coloso, los industriales se dieron cuenta de que las autoridades no tenían la capacidad política para enfrentar ese fenómeno.

Ellos levantaron el estudio denominado ‘Simulación de flujos de lahares del flanco sur’, con ayuda de los técnicos del Instituto Geofísico (IG). Esto les permitió conocer la afectación al sector industrial y productivo localizado a lo largo del valle de Latacunga, por donde atraviesa el río Cutuchi.

Con los resultados, el sector productivo comenzó a construir una agenda de reducción de riesgos, con énfasis en las 6 000 hectáreas en producción, que se verían perjudicadas por la ceniza y los lahares. Al menos 70 000 toneladas métricas anuales en producción también se perderían, especialmente el brócoli, que genera más de USD 150 millones, según la Asociación Ecuatoriana de Productores de Frutas Legumbres.

La empresa Nova Alimentos es una de las productoras y exportadoras de brócoli en Cotopaxi. Esta firma actualizó el plan de contingencia para que las 400 personas que laboran allí sepan cómo actuar en caso de una erupción.

La infraestructura de la firma se encuentra en las riberas del río Cutuchi, considerada una zona de peligro. Xavier Hervas, presidente de la empresa, explica que en caso de que se declare una alerta naranja se activará una red de alarmas. El personal se movilizará a los puntos de encuentro.

En caso de una alarma roja, comenzará a aplicarse el proceso de evacuación. Ya han identificado los sitios seguros donde la gente estará fuera de peligro.

Las rosas son otro producto estrella de Cotopaxi. En 1 400 hectáreas se producen 200 variedades, de acuerdo con el informe de la Corporación de Floricultores del Sur. Este sector genera 14 000 empleos directos e indirectos.

Inés Ortiz, presidenta de la Corporación, menciona que, tras el episodio de hace siete años, las industrias desarrollaron sus planes de contingencia. Actualmente están reajustándolos y en los próximos días habrá simulacros con su personal de áreas sensibles.

Economía

En Cotopaxi los sectores agrícola pecuario también son otras de las fortalezas económicas y generadoras de empleo directo indirecto.

En Latacunga hay 11 asociaciones que manejan centros de acopio y que ahora realizan sus planes de contingencia capacitación para afrontar una emergencia.

Se calcula que el sector productivo del brócoli genera, por cada plaza directa de trabajo, cuatro indirectas. Solo la firma Nova exporta alrededor de 2 000 toneladas métricas mensuales y 24 000 al año.

El 70% va a Japón y el resto a Estados Unidos, Canadá, Oriente Medio, Israel, Chile, Argentina. Emiratos Árabes, Tailandia, China y otros países.

Otra de las empresas que está analizando nuevos escenarios es el Grupo Naranjo Roses. Esta florícola cuenta con 500 empleados en 50 hectáreas de producción. Carlos Gómez, representante de la firma, cuenta que están mejorando los planes para evitar sorpresas, en caso de una erupción.

Fuente: El Comercio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba