Cómo retirar dinero del cajero con el móvil

Seguro que le habrá sucedido en más de una ocasión: salir a la calle a hacer cualquier gestión para descubrir que se ha dejado la cartera en casa. ¿Qué hacer? Dar la vuelta y deshacer el camino recorrido no suele ser la solución más conveniente y, por descontado, renunciar a hacer compras menores (pan o tomar un café), tampoco. Por fortuna, la tecnología permite algo que no todo el mundo conoce pero que buena parte de las entidades bancarias ofrecen de forma gratuita: retirar efectivo empleando únicamente el teléfono móvil.

El principio es bien sencillo: consiste en dirigirse al cajero del banco del que somos clientes únicamente con el smartphone y retirar el dinero de una manera segura y bastante sencilla. Pero esta forma de retirar efectivo no solo viene de perlas en caso de no llevar la tarjeta encima: también puede emplearse para que otra persona lo haga por nosotros (por ejemplo, nuestros hijos). Por lo general, cada entidad financiera cuenta con su propio servicio, aunque algunas emplean plataformas comunes. Estas son las principales:

Halcash

Se trata de una plataforma de envío y recepción de dinero a través del teléfono móvil que emplean diferentes entidades bancarias y cuyo funcionamiento no puede ser más sencillo: se selecciona desde la aplicación de la banca online del móvil el número de teléfono del destinatario (en este caso, el de uno mismo) y se asigna una clave temporal además del importe a retirar; en el cajero de la entidad de lo soporta, se busca la opción “Halcash” y tras introducir los datos citados y el código que se envía por SMS, se retira el importe de una manera inmediata y segura. Entidades como Bankinter o Banco Popular, entre otras, emplean esta sencilla plataforma.

Efectivo Móvil de BBVA

Los principales bancos del país han optado por aprovechar su propia aplicación móvil o emplear alguna app paralela de la casa para retirar efectivo sin necesidad de utilizar la tarjeta. BBVA integra esta posibilidad dentro de la aplicación móvil del banco en una función que ha bautizado como Efectivo Móvil. Al igual que sucedía con Halcash, el usuario puede enviar dinero para su retirada a cualquier otro usuario; el sistema generará un token o contraseña temporal enviada mediante SMS, que habrá que introducir en el cajero de la red para efectuar la retirada del dinero.

CaixaBank, también la aplicación propia

CaixaBank emplea un planteamiento muy similar al del BBVA, aprovechando la aplicación móvil del banco (e incluso el acceso a la cuenta mediante la web) para permitir al usuario la retirada de efectivo. En esta entidad, basta con acceder al apartado “Transferencias” de la aplicación o la web y ahí elegir “Retirar dinero de un cajero con código”, donde además se puede elegir si el envío es a uno mismo o a otro móvil. De la misma manera que en los sistemas anteriores, se recibirá un código temporal mediante mensaje al móvil que debe introducirse en los cajeros de la entidad para efectuar la retirada.

Banco Santander, una solución más innovadora

Los modelos de retirada citados anteriormente, basan emplean el móvil como un sistema de validación del usuario para permitir retirar dinero del cajero; un método indudablemente seguro pero no tan instantáneo como cuando empleamos la tarjeta, ya que entre los procesos de validación, se incluye la recepción de un mensaje, un factor que el usuario tampoco controla por completo. Banco Santander ha optado por la solución más tecnológica e innovadora y que básicamente, consiste en sustituir físicamente la tarjeta por el móvil: empleando la red de cajeros contactless, el usuario solo necesitará aproximar el móvil (con Santander Wallet, Apple Pay o Samsung Pay, incorporados) al lector, introducir el PIN, y efectuar cualquier opción que permita el cajero. ¿Cuáles son las ventajas de este método? Que el móvil no solo permite la retirada, sino ejecutar cualquier orden que permita la entidad con la tarjeta; por otro lado, el sistema es instantáneo y no requiere el manejo de códigos temporales. ¿La desventaja? Que será necesario disponer de un iPhone o Samsung de última generación para poder disfrutar de sus funciones.

Fuente: El País