Facebook: descubre como evitar ir a prisión por su mal uso

A través de la red social Facebook, Shkreli -“el hombre más odiado de Estados Unidos” por aumentar en un 5.000% el precio de un medicamento- se ofreció a pagar una recompensa de US$5.000 a quien le trajera un mechón del pelo de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

La jueza Kiyo Matsumoto ordenó poner tras las rejas a Shkreli. Consideró que su mensaje constituía un peligro para la ciudadanía y era “una propuesta de agresión a cambio de dinero”.

Su abogado, Benjamin Brafman, dijo que estaban decepcionados con la decisión judicial y Shkreli argumentó que era una broma.

Sin embargo, esta no es la primera vez que un usuario de Facebook termina en la cárcel por hacer un uso inadecuado de la red social.

Estos son algunos casos de personas en diferentes lugares del mundo que acabaron entre rejas luego de publicar algo que no debían.

1. El caso de Joanne Fraill (o las “amistades” peligrosas)

Uno de los casos más sonados en Reino Unido ocurrió hace seis años, en junio de 2011, cuando la jurado británica Joanne Fraill, contactó a una acusada a través de Facebook provocando la anulación de la causa. Fue sentenciada a ocho meses de prisión

FB BBC

Joanne Frail admitó haber contactado a una acusada a través de Facebook y pasó ocho meses en la prisión.

La jurado dijo que la empatía la llevó a localizar a Jamie Sewart -acusada en un juicio de drogas- en la red social y le envió una solicitud de “amistad”.

Fue el primer caso en el país en que se condenó a una persona por sus actividades en internet.

“Me arrepiento de todo. Ella me contactó. Mi mente era un torbellino. Acababa de ser declarada inocente. Cuando reflexioné sobre ello, me di cuenta de que debía reportarlo y lo hice”, declaró Sewart al salir del tribunal.

2. María González y su excuñada (o por qué no “etiquetar” a quien no debes)

En enero de 2016, María González, una mujer residente en Estados Unidos, fue apresada por “etiquetar” a su excuñada, Maribel Calderón, en dos publicaciones en Facebook llamándola “estúpida” y asegurando que ella y su familia son “personas tristes”.

Según publicó el diario estadounidense The New York Post, la Corte de Justicia del condado de Westchester, en Nueva York, EE.UU., consideró que González violó una orden de protección interpuesta a favor de su excuñada, relacionada con el divorcio entre González y el hermano de Calderón, Rafael, y que le prohibía el contacto con su familia.

González fue condenada a un año de prisión.

Fuentes judiciales dijeron que las publicaciones en Facebook también son sancionables y ella decidió no apelar la sentencia.

3. El niño de la ventana (o la búsqueda desesperada de “Me gusta”)

En junio de este año, una corte de Argelia condenó a un hombre a dos años de prisión por subir una foto a Facebook en la que mostraba cómo colgaba a un niño por una ventana a cambio de unos “Me gusta”.

FB BBC

La justicia sentenció a dos años de prisión al hombre que colgó al niño por la ventana (y la publicó en Facebook).

“1.000 me gusta o lo dejaré caer” era el título que le dio a la foto.

Varios usuarios de la red social exigieron su arresto por abuso infantil. El hombre fue acusado de poner en peligro la seguridad del niño, pese a asegurar que el balcón tenía “barreras protectoras”.

Otros escándalos por publicar fotos inapropiados también han terminado en penas de cárcel.

En Nueva Zelanda, un joven fue condenado a cinco semanas de prisión en 2010 por publicar fotos de su novia desnuda, acompañadas de insultos.

4. El “ok” de Patnaree Chankij (o los mensajes de Facebook y la política)

Este caso ocurrió en Tailandia pero dio la vuelta al mundo.

FB BBC

Patnaree Chakij, escribió “ok” en Facebook y fue acusada de alta traición a la monarquía tailandesa.

Patnaree Chankij, de 40 años, fue detenida en mayo de 2016 por la policía y acusada del delito de lesa majestad y alta traición por insultar a la monarquía, uno de los cargos más graves en el código penal tailandés.

Todo ocurrió por responder a un intercambio de mensajes privados en Facebook con la palabra tailandesa “ja”, que se puede traducir como “ok” o “sí”, a comentarios de un activista político que la policía calificó de difamatorios.

Según la policía, debió haberlos condenado, aunque ella sospecha que fue una excusa para detenerla, pues su hijo lidera un movimiento estudiantil disidente.

Poco después, a finales de enero de este año, hubo otro caso similar. Un hombre fue sentenciado a más de 11 años de cárcel por publicar comentarios “difamatorios” en Facebook contra la monarquía tailandesa.

FB BBC

Ven Sopheap (en el centro de la imagen), de 27 años, fue condenado a prisión en Camboya por un post de Facebook.

Pero no sólo sucede en Tailandia.

En Myanmar, el poeta Maung Saungkha, también fue a la cárcel en 2016 por un comentario en Facebook burlándose del presidente del país.

Y en Camboya, un joven de 27 años fue condenado a dos años de cárcel el pasado febrero por amenazar al Primer Ministro Hun Sen en la red social.