Essential, la propuesta del creador de Android, pincha antes de tiempo

Presentado como el móvil que quiere «humanizar» la tecnología, el Essential Phone, un dispositivo desarrollado por el creador del sistema operativo Android, Andy Rubin, tenía visos de ser el nuevo fracaso de la tecnología de consumo. Y pese a lo original de su propuesta va camino de ello. La firma prometió su disponibilidad a partir del pasado 29 de junio, pero por el momento se desconoce su fecha de llegada.

Según varios medios especializados, entre ellos «Business Insider», la compañía no ha dado explicaciones acerca del debut de este terminal que, sin haber iniciado la prueba de fuego en el mercado, causó gran expectación, sobre todo entre los aficionados a la tecnología.

La firma prometió que las primeras unidades estarían disponibles para el mercado americano treinta días después de su presentación oficial. El silencio, sin embargo, se ha instalado en sus responsables y, por el momento, se desconoce si ha ocurrido algún incidente en la fase de producción. La compra del dispositivo a través de la página web oficial está disponible.

Lo original del terminal es su concepto modular y su pantalla, que cubre gran parte del frontal. Construido en titanio y cerámica, dispone de un panel de 5.71 pulgadas, apenas cuenta con marcos. Como no podía ser de otro modo, funciona bajo el sistema operativo Android. Sus especificaciones, además, son equiparables a otros modelos de gama alta ya disponibles en el mercado. Así, monta un procesador Qualcomm 835, 4 GB de RAM y una memoria de 128 GB. Guarismos que, sobre el papel, deben garantizar un buen rendimiento.

También, según los responsables del proyecto, incorpora una batería de 3.040 mAh y alberga un sensor biométrico para desbloquear el dispositivo con la huella dactilar, el cual está ubicado en la parte trasera. Uno de los aspectos diferenciales es la posibilidad de incorporarle una cámara de 360 grados -la más pequeña del mercado (67 x 32 mm)- en la parte superior.

Y es aquí donde damos con una de sus grandes características: su capacidad modular al estilo de Motorola o el fracasado LG G5 y que, sin embargo, ha tenido poco recorrido comercial. Su precio, en torno a los 690 euros, puede convertirse en su principal lastre y más en un contexto en el que firmas asiáticas como OnePlus o Xiaomi han logrado crecer exponencialmente por sus precios cada vez más apretados.

ABC