Meizu contraataca a la industria china lanzando su buque insignia, el PRO6 Plus

Hay que reconocer que Meizu tiene un humor demasiado irreverente para una marca china. Make 6 Great Again, que hace suyo el lema de Donald Trump –Hagamos América grande de nuevo-, ha sido el eslogan de su lanzamiento hoy en Pekín. Y, a pesar de su grandilocuencia, no se ha quedado corto, porque la empresa ha decidido sacar la artillería pesada para lanzarse al contraataque en un mercado cada vez más exigente: ha presentado su nuevo buque insignia, el PRO6 Plus, ha estrenado una nueva línea, la Meilan X, y ha mostrado su nuevo sistema operativo, el Flyme 6.

Curiosamente, el vicepresidente de la empresa, Bai Yongxiang, ha comenzado con un ataque de honestidad sobre la tarima, y ha reconocido que 2016 ha sido un año muy difícil para la 11ª marca más vendida del mundo. “Hasta ahora no hemos conseguido presentar un buque insignia del que estemos orgullosos. Lo siento”, se ha disculpado ante una audiencia que venía preparada para aplaudir y no para lamentarse. Bai ha explicado el porqué. “Hemos tenido problemas con el fabricante de chips Qualcomm, con el que estamos en juicio por unas patentes que nos han copiado, nos ha costado lograr que Samsung nos permita utilizar sus chips tope de gama, y hemos tenido que utilizar los de Mediatek, que no tienen tan buena reputación”, ha enumerado.

Claro que si Bai se ha lanzado a la piscina es porque sabía que el bache ha pasado. “Hemos logrado tener beneficios y eso nos permite ofrecer hoy un gran teléfono. El PRO6 Plus incorpora el chip más rápido del mercado -un Samsung Exynos 8890 de ocho núcleos con una frecuencia máxima de 2,3 Ghz.-, la mejor pantalla -una Sharp de 5,7 pulgadas con resolución 2K y 0,53 milímetros de grosor-, el sensor de huellas dactilares más rápido y completo del mundo -0,15 segundos, con multifunción que incluso sirve para determinar el ritmo cardíaco- y una cámara mejor que la del iPhone 7 -que monta una lente f 2.0, un estabilizador óptico de cuatro ejes, y el sensor Sony IMX386 de 12 megapíxeles-. Además, hemos mejorado el sonido Hi-Fi con un nuevo chip que hará las delicias de los melómanos más exigentes”.

El vicepresidente de Meizu, Bai Yongxiang, presenta el PRO6 Plus.ampliar foto

El vicepresidente de Meizu, Bai Yongxiang, presenta el PRO6 Plus. ZA

Lo que apenas cambia en el nuevo tope de gama, que cuesta 2.999 yuanes (410 euros al cambio, sin impuestos) en su versión con 64 GB de almacenamiento interno y 3.299 yuanes (450 euros) si se quieren 128 GB, es el diseño. El cuerpo metálico sigue surcado por las mismas líneas que marcan las antenas, y Meizu mantiene la disposición de la cámara, con el objetivo arriba y el flash circular de diez LED doble tono abrazando el láser que sirve para enfocar justo debajo. También se mantienen los 4GB de memoria RAM, aunque en este caso el PRO6 Plus adopta el tipo LPDDR 4. La batería de 3.400 mAh. con carga rápida promete día y medio de uso sin sobresaltos.

La línea que sí rompe con la estética típica de la marca es la que inaugura el Meilan X, nacido para combatir en el complicado terreno de la gama media. Hace suya una curiosa aleación de magnesio y de aluminio en el cuerpo, que resulta casi traslúcido, y que solo se ve en competidores como el Samsung Galaxy S7, cuyo precio es muy superior. Además, el X estrena el nuevo chip Mediatek P20 de ocho núcleos a 2,3 Ghz., y la pantalla más fina del mercado, que mejorará considerablemente el resultado en situaciones de mucha luz. “Además, hemos conseguido que la nueva memoria RAM LPDDR4X mejore el rendimiento de la LPDDR4 en un 17%”, ha comentado triunfal otro de los vicepresidentes, Li Nan.

No obstante, con un precio mínimo de 1.699 yuanes (235 euros), el X resulta más caro que la media en su segmento, por lo que habrá que ver cuál es la acogida del público, sobre todo teniendo en cuenta que carece de algún elemento que provoque asombro. En cualquier caso, Li ya ha avanzado que la marca, que ya cuenta con 50 millones de usuarios de su sistema operativo Flyme, no quiere quedarse únicamente en la competición del hardware, “donde las diferencias son pocas”.

Incorpora el chip más rápido del mercado, la mejor pantalla , el sensor de huellas dactilares más rápido y completo del mundo (que incluso sirve para determinar el ritmo cardíaco) y una cámara mejor que la del iPhone 7

No, Meizu se ha propuesto marcar diferencias con el software. Y para ello ha presentado Flyme 6 que, a pesar de los rumores, todavía no está basado en Android 7. Eso sí, incluye algunas de las funciones de la última versión del sistema de Google, y añade otras propias. “La seguridad es uno de los elementos que más hemos desarrollado porque es lo que más preocupa. Por un lado, hemos decidido crear tres espacios diferentes -Normal, Privado, y Visitante- para que el usuario pueda configurar rápidamente a qué aplicaciones, archivos e información quiere acceder. Y se hace de forma muy sencilla: solo hay que utilizar diferentes dedos en el sensor de huellas para entrar directamente a estos espacios”, ha explicado Yang Yan, el vicepresidente a cargo de ‘software’. “Por otro lado, nuestra encriptación impide que nadie no autorizado entre a la información privada”.

Por si fuese poco, Meizu ha incluido también un ‘Modo Niños’ en el que se puede prevenir la adicción al móvil de los más pequeños. “El usuario puede determinar cuánto tiempo puede el niño utilizar el móvil, así como las aplicaciones a las que tiene acceso”, ha comentado Yang. Además, Meizu ha diseñado un nuevo algoritmo para prevenir mensajes y llamadas no deseadas. “Utilizamos el big data y la interacción de los usuarios para descubrir estafas y evitar molestias”. Finalmente, quizá lo más novedoso del nuevo Flyme sea el asistente OneMind, que utiliza la inteligencia artificial para diferentes acciones que mejorarán el rendimiento del móvil. “Desde ofrecernos la información que nos interesa, hasta priorizar las aplicaciones y las notificaciones que son más importantes. Según nuestros cálculos, mejorará un 20% el uso de la memoria RAM”, ha concluido Yang.

La parte trasera del Meizu PRO6 Plus.ampliar foto

La parte trasera del Meizu PRO6 Plus. ZA

Meizu ha incluido también un ‘Modo Niños’ en el que se puede prevenir la adicción al móvil de los más pequeños y ha diseñado un nuevo algoritmo para prevenir mensajes y llamadas no deseadas

Aunque los avances son evidentes, a nadie se le escapa que, teóricamente, el nuevo PRO no debería haber visto la luz hasta el año que viene. Pero la espectacular puesta de largo de los últimos Xiaomi, el Mi Note 2 y el Mix, ha forzado el adelantamiento de la fecha. De esta forma, se da la casualidad de que el PRO6 Plus llega al mercado cuando apenas ha transcurrido un mes desde el lanzamiento de su predecesor, el sólido PRO6s. A su vez, el PRO6 -a secas- se estrenó en mayo, muestra de la extraordinaria competencia -muchos la consideran también insana- en el mercado de los smartphones chinos.

Esta brutal coyuntura, que está acabando con los fabricantes más pequeños del gigante asiático, también ha forzado a adoptar una estrategia empresarial que no resulta excesivamente convincente. Desde que hace dos años Meizu decidió abandonar su filosofía de fabricar un solo móvil al año -los de la serie MX-, el catálogo de la marca ha crecido de forma exponencial, hasta el punto en el que unos modelos se solapan con otros y confunden al usuario, ya que el precio de la mayoría apenas se diferencia unas pocas decenas de euros. El propio vicepresidente, Li Nan, ha reconocido hoy que, en total, Meizu ha llevado a cabo 32 presentaciones este año. La tienda oficial en España ha logrado mantenerse al margen de este frenesí comercializando únicamente los terminales más representativos, razón por la que, de momento, el nuevo PRO6 Plus solo se podrá adquirir en España y Latinoamérica a través de canales de importación paralelos como Aliexpress o Gearbest.

fuente:http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2016/11/30/actualidad/1480507725_510203.html