Participa en el BIG Bell Test, un juego para unir la física cuántica con la aleatoriedad humana

Una docena de laboratorios de todo el mundo, coordinados desde Barcelona por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), ya están listos para realizar este 30 de noviembre una serie de experimentos relacionados con los misterios del mundo cuántico. Para conseguirlo necesitan la ayuda de al menos 30.000 personas, cuya tarea será generar bits o secuencias de ceros y unos de la forma más aleatoria posible. Cualquiera puede participar en esta iniciativa a través de la web thebigbelltest.org, donde ya se puede acceder para ir entrenando.

Todas las personas, de cualquier edad y formación, que quieran formar parte de un experimento científico mundial, en el que se ponen a prueba las leyes de la física cuántica, lo pueden hacer este miércoles 30 de noviembre desde cualquier dispositivo con acceso a internet.

Coordinado por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), el denominado ‘BIG Bell Test: worldwide quantum experiments powered by human randomness’ tiene como objetivo llevar a cabo una serie de estudios cuánticos en diferentes laboratorios internacionales que, por primera vez, dependerán de las decisiones humanas: las de miles de voluntarios o bellsters.

Los experimentos tendrán lugar de forma simultánea en doce laboratorios de todo el mundo. Durante ese día, los participantes que quieran contribuir a la iniciativa lo pondrán hacer en la web thebigbelltest.org. Mediante un videojuego creado específicamente para el proyecto, tendrán que introducir secuencias de ceros y unos de la manera más aleatoria posible. Estas secuencias de bits controlarán los experimentos, determinando las condiciones de medida de cada uno de ellos.

Cualquier persona puede participar independientemente de la edad, desde niños hasta adultos. Para contribuir al test global, solo se necesita que al menos 30.000 personas accedan a la web, abran el videojuego e intenten superar todos los niveles disponibles para generar así la máxima cantidad de bits.

Los resultados servirán para investigar el entrelazamiento cuántico de las partículas, una propiedad predicha por Albert Einstein, junto a Borís Podolsky y Nathan Rosen en 1935. Los experimentos pondrán a prueba una de las ideas del famoso físico, el ‘realismo local’, que combina el llamado principio de localidad con la suposición de que una partícula debe tener objetivamente un valor preexistente o real antes de medirlo. Einstein comentaba que la luna está ahí, aunque nadie la mire.

El sentido común también nos dice que la materia existe independientemente de nosotros, sin embargo, la física cuántica de Niels Bohr afirma que el hecho de observar una partícula o el mundo, los puede cambiar, idea a la que se oponía con vehemencia su amigo Einstein.

Una de las vías con la que los físicos estudian cuál de los dos grandes científicos tiene razón es el test de Bell, con el que tratan de descubrir si las partículas cuánticas realmente están entrelazadas de forma secreta y ‘conspiran’ cambiando su apariencia solo cuando las miramos. Esto es lo que se va a investigar con el BIG Bell Test.

Esta iniciativa surgió a raíz de las contribuciones hechas por el ICFO a los experimentos de Bell realizados en el 2015, experimentos que supusieron una atención y dedicación extraordinaria a la naturaleza de la aleatoriedad y su papel en experimentos de física. En concreto, el instituto aportó un generador físico de números aleatorios que produce números aleatorios muy puros y a una velocidad muy rápida.

Estos experimentos fueron los que inspiraron la idea de realizar un experimento científico a gran escala controlado por seres humanos y utilizando las tecnologías actuales de internet.

fuente.http://www.rtve.es/noticias/20161128/participa-big-bell-test-juego-para-unir-fisica-cuantica-aleatoriedad-humana/1447731.shtml