El «ecommerce» en España crece un 27% desde 2014

Internet sigue siendo un catalizador para la venta de productos y artículos. El comercio electrónico, en conjunto, se mantiene firme un año más como un sector al alza en España. Los internautas españoles compraron en 2015 por valor de 20.745 millones de euros, lo que representa un aumento de un 27.5% superior al valor de 2014.

Son cifras que recoge el Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2015 (PDF) elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), dependiente del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. En el informe se pone de manifiesto que el número de compradores digitales ha pasado de 18,6 millones en 2014 hasta los 20,4 millones en solo un año, unos datos que reflejan el alto poder de captación de las tiendas online a la hora de distribuir productos y servicios.

El gasto medio crece

Una batalla cada vez más apretada en donde el apartado logístico y los procesos de envío sigue siendo un desafío a pesar de que gigantes de la tecnología como Amazon o «startups» actuales apuestan por el traslado «premium», por horas. El gasto, en concreto, se situó en una media de 1.016 euros, también un dato al alza (un 15,9% superior al valor del año anterior, una media de 876 euros).

Una de las razones que esgrime el estudio sobre esta mayor adopción de servicios de compra digitales se debe al exponencial crecimiento del número de internautas españoles, cuyo porcentaje total se situó en 2015 en los 31,7 millones de personas, lo que representa ya el 80,8% de la población. Con ello se ha experimentado un crecimiento ligeramente superior al de los dos últimos años en casi cinco puntos.

Cada vez más móvil

Otra de las justificaciones del crecimento del comercio electrónico se debe a que cada vez más los internautas prueban a comprar a través de internet, supernado así los estigmas del pasado que apela a la supuesta falta de seguridad como uno de los principales obtáculos. El número de compradores digitales también subió y representa al 64,3% del total de internautas (20,4 millones de personas). Razón de más para unirse el alto poder de concentración de los teléfonos móviles inteligentes como puerta de acceso no solo a internet, sino a la compra digital.

De hecho, aunque el hogar sigue siendo el lugar preferido para realizar las compras online (92,2%) llama la atención que las compras en movilidad continúan su tendencia ascendente y, por primera vez, se sitúan en segundo lugar (12,9%) por delante de la empresa o lugar de trabajo que pasa a ocupar la tercera posición (8,9%). En concreto, el número de internautas que adquieren productos o servicios a través de dispositivos móviles (mCommerce), es decir, que ha realizado operaciones de comercio electrónico tradicional solo que a través de dispositivos móviles, supera los cinco millones, lo que representa el 24,7% de los compradores.

Las tiendas generalistas triunfan

El estudio pone de manifiesto que las tiendas generalistas siguen siendo la principal fuente de compra. Por cuarto año consecutivo, las páginas web que venden principalmente por internet prevalecen como principal canal de compra (62,7%), por lo que se consolida el liderazgo de las estos sitios específicos de venta online. Sin embargo, las páginas de fabricantes (que comercializan sus propias marcas) sigue siendo fuerte, manteniéndose como el segundo canal de compra (42,9%), mientras que la tienda que tiene establecimiento físico y venta por Internet sigue siendo el tercero (41,2%).

Profundizando aún más en el tipo de compras realizadas por los compradores españoles, los productos que siguen liderando el negocio online son los billetes de transporte (43,3%), mientras que la compra de entradas a espectáculos pasa del cuarto al segundo puesto (40,4%), les siguen la adquisición de ropa, complementos y artículos deportivos (40,0%) y las reservas de alojamiento y paquetes turísticos (39,8%).