Qué es la realidad aumentada y cómo se diferencia de la virtual

La realidad aumentada se ha popularizado de la mano de Pokémon Go, pero cada vez son más los gigantes tecnológicos que se interesan por ella. De hecho, para empresas como Apple tiene mucho más potencial que la realidad virtual.
Hace unos días, durante su visita oficial a Japón, el empresario reiteró su visión y declaró que su compañía “apuesta por la realidad aumentada a largo plazo”.

Y es que, aunque Cook no descarta el desarrollo de aplicaciones de realidad virtual -en educación o entretenimiento-, considera que ésta es limitada en comparación con la realidad aumentada.

Mundo ficticio vs. mundo “real”

Tal y como explican desde la compañía de aplicaciones AR Soft, la realidad virtual “consiste en introducir al usuario en un mundo diferente”, mientras que la realidad aumentada le permite “ver en el mundo real con información añadida”.

Pero, si bien es cierto que la experiencia es cada vez más “realista”, la base sobre la que se asienta es un mundo de fantasía. Y ésa es la principal diferencia entre ambas.

Lo que hace la realidad aumentada es agregar elementos virtuales a una realidad existente, en lugar de crear esa realidad desde cero.

Por eso, cada una de estas tecnologías tiene aplicaciones diferentes.

Puesto que la realidad virtual es una experiencia ficticia, tiene gran potencial en el mundo de los videojuegos. Pero no es el único. También puede tener aplicaciones en medicina -como plataforma para estudiar el cerebro humano- y también en la industria del cine, la moda los deportes o la publicidad.

Aislamiento vs. integración

“La realidad virtual encierra y sumerge a la persona en una experiencia que puede ser muy interesante, pero probablemente llegue a tener un interés económico menor”, explicó Cook.

Cook se refería con estas palabras a que la clave de la realidad virtual es aislar al individuo en un mundo artificial.

Los cascos de realidad virtual de Samsung, HTC o Sony, las gafas Cardboard de Google o el proyecto Oculus Rift de Facebook son algunos ejemplos de este tipo de tecnología, además de los paseos virtuales de la NASA en Marte e incluso la pornografía en realidad virtual.

Las gafas Holo L ens de Microsoft también utilizan realidad amentada: el usuario puede “tocar” los objetos generados por computadora dentro de su campo visual.

Y todo parece indicar que la apuesta en este tipo de tecnologías es real.

EL COMERCIO PERÚ