Samsung está cambiando Galaxy Note 7s en aeropuertos para evitar multas.

El viernes pasado el Departamento de Transporte de Estados Unidos anunció que desde ese momento estaba oficialmente prohibido llevar un teléfono Galaxy Note 7 en un avión desde y hacia ese país, iniciando una ola de alertas sobre las multas a las que se exponen los usuarios si llevan uno de estos dispositivos en un vuelo.

Las alertas sobre estos smartphones en aviones empezaron hace algunas semanas, con varias aerolíneas indicando explícitamente que no se puede usar o cargar un Note 7 en un avión. Ahora para evitar mayores problemas Samsung está instalando en aeropuertos zonas de atención al cliente donde los usuarios pueden devolver estos equipos y recibir otro teléfono a cambio.

La iniciativa comenzó en el aeropuerto de Seúl, Corea del Sur, la tierra natal de la compañía, pero está siendo ampliada a otros mercados. Por ejemplo, ahora se anunciaron puntos de atención en siete ciudades de Australia y según indicó Samsung a CNET, se está trabajando para instalar más en otros países del mundo.

Emol.com