Apple cambia de planes: apostará por la inteligencia artificial y dejará a un lado su coche autónomo

Apple lleva años desarrollando un coche autónomo, posiblemente eléctrico, y que se conocía en el entorno de la compañía como ‘Titan’. Sin embargo, la compañía dirigida por Tim Cook no ha conseguido llevar a buen puerto este proyecto.Bloomberg ha podido hablar con varias fuentes dentro de la empresa y ha sabido que varios empleados han salido del proyecto y que los responsables de Titan se han puesto como fecha límite el cuarto trimestre de 2017 para tomar una decisión: si abandonan el coche o si adaptan su sofftware a otros vehículos.

En su lugar, centrará sus esfuerzos en desarrollar una inteligencia artificial que puedan integrar en sus dispositivos, al estilo de Siri, solo que con muchas más capacidades predictivas y adaptativas. Sus competidores van algo por delante en este sentido, sin embargo.Google ya ha movida ficha en este campo con la presentación de Google Assistant y Samsung ha adquirido recientemente a la empresa que desarrolló la primera versión de Siri para no quedarse tampoco atrás.El movimiento más evidente en los planes de Apple para mejorar su IA o crear una totalmente nueva es el fichaje de Russ Salakhutdinov como nuevo director de investigación dentro de la empresa. Salakhutdinov es un investigador muy reputado que ha trabajado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y que ha colaborado en el pasado con Google, Microsoft y Amazon para el desarrollo de sus respectivas IAs.

Él mismo confirmó su nuevo puesto mediante un tuit, a la vez queenlazaba a un listado de ofertas de trabajado de Apple relacionados con la inteligencia artificial y el ‘deep learning’.A su vez, el iPhone 7 también ha hecho pensar en que Apple está lista para sumergirse más en el mundo de los asistentes potenciados por IA. Un chip que hasta el momento no se sabía muy bien qué era ni qué hacía ha sido asociado con el aprendizaje y la reconfiguración. Según parece, Apple podría haber introducido este procesador en el iPhone 7 para que en el futuro fuera compatible con nuevo software. Al tratarse de un chip caro, su presencia no puede ser casual, y puesto que normalmente se usa en dispositivos que usan inteligencias artificiales, su función parece clara.Todavía es pronto para saber qué dirección tomará Apple con su inteligencia artificial, pero está claro que esta clase de programa que aprende y se adapta estará en la mayoría de dispositivos que utilicemos en los próximos años.

EL MUNDO