Ventajas de reforzar los pagos digitales en Perú [Entrevista]

¿En qué situación han encontrado los pagos [a nivel gobierno]?
Encontramos que hay progreso en el enfoque proactivo del gobierno para acelerar los pagos digitales e impulsar la inclusión financiera. Esto es clave ya que 70% de los peruanos no está en una institución financiera formal. Hay una necesidad de reforma en la estructura de gobierno municipal que está altamente fragmentada. En los 1838 municipios [distritales] hay oportunidades para migrar del efectivo al pago digital. Por ejemplo, 77% de los pagos del impuesto predial son en efectivo o cheques. El 84% de los arbitrios, igual. El 19% de los pagos a proveedores y adquisiciones, es en cheques.

¿Esto como llega a ser una barrera? ¿Qué problemas se encuentran [en el efectivo]?
Los pagos digitales reducen los costos, aumentan la transparencia e incrementan la movilización de recursos internos en la economía. Eliminan el robo y las pérdidas. Además, promueven la inclusión financiera, impulsan el crecimiento y empoderan a segmentos marginalizados que han estado fuera del sistema financiero históricamente. Este ecosistema de pagos hace que bajen los costos para proporcionar servicios financieros, sobre todo en zonas rurales. Lo que hemos visto en otros países es que cuando se digitalizan los pagos, se incrementa la base tributaria.

¿Y en qué nivel se encuentra Perú respecto a los demás países de América Latina?
Miramos a cada país en su contexto específico. Es difícil comparar porque cada uno tiene diferencias demográficas, de competencia y corporativas. Pero aún así, Perú tiene muchos avances interesantes. Tiene uno de los mejores sectores de microfinanzas a nivel mundial. Doy por hecho que habría una base importante para la inclusión financiera. Colombia, Brasil, México están avanzando en su propio ámbito. Perú está bien, pero le falta más por el lado de gobierno y corporativo.

¿Qué le falta, puntualmente?
Promover la infraestructura de aceptación de tarjetas en punto de venta, para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan utilizar esta red y expandir el uso entre consumidores y grandes contribuyentes. Y los incentivos para que las tarjetas y canales electrónicos sea preferible. A veces hay barreras de impuestos, cargos, tarifas [que desmotivan]. Implementar políticas es muy importante.

¿Cuánto se reduciría la informalidad y cuántas personas se incluirían en el mundo financiero?
McKinsey realizó [recientemente] un estudio global que midió el potencial económico de las finanzas digitales y de los pagos. [Perú no aparece al detalle], pero para utilizar unos datos: al 2025 las finanzas [de economías emergentes] pueden incrementar en 3.700 millones de dólares su PBI, crear 95 millones de nuevos empleos formales y reducir pérdidas en recaudación tributaria de 1.100 millones de dólares al año.

¿Cuáles son las expectativas para Perú?
Perú fue uno de los miembros iniciales de la Alianza. Vemos con expectativa ‘Modelo Perú’ y Bim como producto. También vemos liderazgo en el gobierno. Perú está muy bien posicionado para digitalizar sus pagos y va a tener un impacto positivo en la economía. Todo esto es un proceso.

El Comercio de Perú-LV