Ocho ‘apps’ que hacen del móvil un juguete más seguro para tus hijos

Existen una serie de apps que ayudan a limitar el uso del dispositivo por parte de los pequeños, para dejar solo aquellas aplicaciones que los progenitores consideren seguras y bloquear el resto del teléfono. El objetivo de estas aplicaciones es desde evitar que los pequeños desarrollen una adicción al aparato, hasta que visiten páginas con contenido inapropiado o que hagan travesuras llamando a cualquiera.

Para terminales con sistema Android

Luna Launcher, facilita la navegación por el móvil, permite llamar, usar Skype o Facebook Messenger solo con aquellos contactos habilitados para tal fin. Además, podemos monitorizar el tiempo que el niño pasa con el dispositivo. Tiene una alerta para avisar de que el entretenimiento llega a su fin, así aprenderá poco a poco que cada actividad tiene un límite. Desde la configuración es posible añadir YouTube Kids, perfecta para que disfruten de sus vídeos favoritos. Sin embargo, suele aparecer publicidad apta para todos los públicos.Es gratuita.

Zoodles, es una ventana gratuita a la creatividad. Un código pin mantiene el resto del terminal bloqueado cuando ellos lo están usando. Así podrán pintar, dibujar, grabarse en vídeo mientras leen los cuentos ilustrados. A pesar de incluir publicidad, los niños no pueden hacer compras dentro de la aplicación.

Para los que tengan dos o más hijos, Kidoz ofrece la posibilidad de crear un perfil para cada uno. Cuenta con bloqueador de publicidad y con una “zona para padres”, desde la que se puede activar el modo “conexión sin Internet” o personalizar los contenidos accesibles para ellos.

Por último, Kid’s Shell (protector de niños, en inglés) bloquea la pantalla con una operación matemática. Este bloqueo mantiene a los chicos entretenidos con las aplicaciones seleccionadas por los progenitores. Se pueden efectuar compras dentro de la app, pero los niños no pueden hacerlas. La versión de pago tiene opción de organizar las apps de tu hijo, cambiar el fondo de pantalla o bloquear las conexiones a Internet.

Para terminales con iOS

Kaspersky Safe Kids es una app con versión gratuita y de pago, disponible para Mac, iPhone o iPad, pero también para Windows o Android. Esta aplicación se puede instalar tanto en el dispositivo de tu hijo como en el tuyo propio, pero no hay que olvidarse de seleccionar la opción “Padres”. Esta app no tiene un perfil infantil sino que te ayuda a gestionar el uso que hacen los pequeños de las aplicaciones y de Internet. La versión de pago, además, ve la ubicación de tus hijos, controla el perfil de Facebook y en los dispositivos Android te da acceso a las llamadas y mensajes SMS.

Kids Safe Browser es gratuita y, entre sus principales características, se encuentra el bloqueo de páginas con contenido pornográfico, juegos de apuesta, etcétera. Se puede acceder al control parental desde el mismo terminal o desde la página web. Al activar el modo Kids Safe Browser tus hijos no podrán usar Safari para entrar a páginas inapropiadas, porque la búsqueda se filtra por palabras clave.

También está Kidslox Screen Time Parental Control. Destaca de ella que tiene la posibilidad de bloquear el terminal en las horas más importantes (durante la comida, la cena, la hora de hacer los deberes, la hora de dormir…). Para desbloquearlo, solo es necesario un código PIN. Esta app, que no incluye publicidad, permite controlar el terminal que está usando tu hijo desde otros móviles o desde la página web. La versión de prueba está disponible durante 14 días. Luego se puede usar la versión gratuita o la de pago, con la que se puede controlar cualquier dispositivo, sin límite.

Por último, Kidtrol. Durante su uso desactiva Safari, FaceTime y la cámara. Al igual que Kidslox, su uso se puede restringir durante las horas del estudio, de la comida o cena y a la hora de dormir. Además, limita el consumo de datos. Cuenta con la opción “Hasta que yo diga”, que bloquea el dispositivo durante el tiempo que los padres quieran. Esta aplicación también tiene tanto versión gratuita como de pago. Ofrece un peridodo de prueba, pero, cuando acaba, se puede continuar usándola sin pagar.

EL PAIS