La venta tradicional de música cae un 12% y el pago por streaming aumenta un 18%

La venta tradicional de música descendió un 12,4 por ciento en la primera mitad de 2013, por lo que alcanza así su mínimo histórico en España, según muestra un informe realizado por Promusicae.

En concreto, los datos facilitados por los productores españoles de música muestran que durante la primera parte del año se invirtieron un total de 55,9 millones de euros en música grabada, ya fuera en soporte físico o digital, cifra inferior a los 63,7 millones del mismo periodo de 2012 y muy alejada a los 335 millones de 2001.

A pesar de estos datos negativos, la modalidad de pago por streaming está logrando una mejoría, ya que la inversión de los españoles en estos servicios premium que ofrecen plataformas como Spotify, Deezer o Xbox Music ha evolucionado de 8,7 millones de euros en el semestre inaugural de 2012 a 10,4 millones en idéntico margen de 2013, es decir, una mejora de 18,5 puntos porcentuales.

Aunque aumentan las suscripciones y los modelos financiados por publicidad, se produce una significativa reducción de las descargas (online y móvil), que caen un 7,5 por ciento, y de la compra de música para personalizar teléfonos móviles (tonos y ringbacktones) un 33,7 por ciento.

En términos globales, las compras digitales pasaron en esta primera mitad de año de 24,4 a 25,7 millones de euros, lo que equivale a un incremento del 5,3 por ciento.

Por todo ello, Promusicae concluye que los formatos digitales van aproximándose a los físicos en lo que a cuota de mercado se refiere. En estos momentos, el 46 por ciento del dinero que los españoles invierten en música grabada corresponde a las modalidades digitales, frente al 54 por ciento de los soportes tangibles. En estas mismas fechas de 2012, la diferencia entre ambos territorios era sustancialmente mayor: un 62 por ciento de cuota para los formatos físicos frente a un 38 por ciento de los digitales.