En la piel de Manuela Sáenz

Empezó a los 18 años en la televisión nacional en la serie Fanatikada, de TC Mi Canal. Su descubrimiento vocacional ha llevado a Shany Nadan a Estados Unidos para formarse como actriz, a mudarse de país, actualmente reside en Colombia (Bogotá), para integrarse al elenco de series y telenovelas extranjeras como Tormenta de amor de Fox TeleColombia para RCN; 2091 para Mundo Fox y en La ley del corazón de RCN. Ha hecho teatro (Peter Pan, La Hacedora de Milagros, Variaciones para un Hamlet, Te Quiero Muñeca), cine (Afuera del tiempo y Siete cabezas). Ahora, la también pintora y comunicadora, de 26 años, se adentra en un nueva historia. Bolívar, una lucha admirable, de Caracol TV para Netflix, en la que dará vida a la patriota quiteña Manuela Sáenz, una de las protagonistas de la producción.

¿Hace cuánto fue elegida para este papel y cuándo se sumó al elenco de la serie?

Me confirmaron la noticia el 18 de diciembre de 2017 y viajé a Bogotá el 5 de febrero para ensayos. Me enteré de que Caracol Televisión estaba planificando hacer este proyecto para Netflix hace dos años, cuando aún vivía en Bogotá. Pero lo tenían en pausa y desde ahí decreté que yo sería Manuelita Sáenz. Lo deseaba desde hace mucho tiempo y lo trabajé silenciosamente hasta que por fin anunciaron el casting en septiembre del 2017.

¿Qué locaciones tiene la serie y cuándo se estrena?

Se está grabando por todo Colombia: en Cartagena, Boyacá, Cali, Popayán, Barichara, Antioquia, Bogotá y Madrid (España). Caracol no informa la fecha de estreno, pero puede que sea entre este año o a inicios del próximo. (No grabarán en Ecuador).

¿Cómo se ha preparado para este personaje?

Primero inicié con estudios bibliográficos acerca de la vida de Manuelita Sáenz. Quería saber todo sobre ella: su contexto histórico, familiar, político, su relación con Bolívar, etc. Leí un total de 5 biografías de ella y libros sobre la revolución independentista en Latinoamérica. Viajé a Quito a conocer el museo de Manuela Sáenz, el convento donde estudió y museos sobre la independencia latinoamericana. Luego de estudiar el material histórico inicié la construcción del personaje, entrenando con una coach actoral cuatro horas diarias, durante un mes y medio. Buscamos su corporalidad, su energía, sus motivaciones, su forma de reaccionar ante los estímulos, etc. Simultáneamente tomé clases de equitación (…), ya que Manuelita era conocida por ser una increíble amazonas.

¿Qué importancia tiene este papel para usted?

Te podría decir que hasta el día de hoy es el personaje más importante de mi carrera. Manuelita nunca ha sido interpretada en una producción internacional por una ecuatoriana, ser la primera en representarla es un gran honor. Además es una de las producciones más ambiciosas de Caracol Televisión, para un portal tan grande e internacional como Netflix.

¿Cuál es la lucha admirable qué mantuvo, según usted, Manuela Sáenz?

Ella luchó en muchos frentes. Luchó en el amor, en la revolución, en batallas, en la política, contra la sociedad y, sobre todo, contra el rol social que ocupaba el género femenino. Se reveló contra la moral católica patriarcal y logró involucrarse en actividades que solo eran consideradas para hombres como la guerra y la política. Fue una feminista sin siquiera existir este término. La fuerza de su carácter la hizo capaz de romper barreras sociales, morales y de género hasta lograr convertirse en una importante líder revolucionaria de la Independencia de América del Sur.

¿Cuál es su lucha?

Yo lucho por dejar una marca en la cultura como artista ecuatoriana. Lucho para que el oficio de la actuación sea respetado tanto por el artista como por su audiencia. Busco demostrar a través de mi trabajo que la actuación no es un asunto de fama, followers o farándula, es de sacrificio y constante preparación.

Al interpretarla, ¿qué ha descubierto del personaje?

A ella siempre se la describe como fuerte, viril, de temperamento y rebelde… Sin embargo, yo he encontrado en ella un encanto, picardía, astucia, vitalidad, amor por la vida y simpatía.

Fuente: El Universo

ra