La Feria del Libro 2017 es inclusiva

María Cristina Pesántez, de 29 años, es no vidente. La licenciada en Literatura y Español no quiso perderse la III Feria Internacional del Libro 2017 ‘Guayaquil es mi destino para leer y crecer’ (FIL) y con su mamá, Ana María González, fue al evento en el Centro de Convenciones.

En el stand de Dracofilia, donde al público le vendan los ojos, vivieron una experiencia única: disfrutaron con todos los sentidos, menos con la vista, de los cuentos de la escritora guayaquileña Solange Rodríguez Pappe.

Escucharon la lectura en voz alta mientras hicieron un recorrido en el que tocaron la cabeza de un dragón, botones, escorpiones gelatinosos, tuercas, plumas, huesos y luego se sentaron sobre una alfombra en el suelo.

Fue una “muy bonita” experiencia para María Cristina, quien por primera vez sintió un cuento de esta manera. Y Ana María, que siempre le leyó los libros a su hija, vivió por un momento lo que siente María Cristina.

Fuente: Municipio de Guayaquil

ra