ONU insta a integrar enfoque de género en acciones contra violencia en niñez

La Paz.- La representante de la Secretaría General de las Naciones Unidas sobre violencia contra los niños, Cecilia Anicama, instó a integrar la dimensión de género en las acciones que se hacen para prevenir y enfrentar esa lacra en Latinoamérica.

“Hay una dimensión de género cuando hablamos de violencia contra la niñez, que es importante que pueda estar integrada en todas las acciones que hacemos”, dijo Anicama en declaraciones a Efe.

La representante llegó a Bolivia esta semana para asistir a la sexta reunión del Comité Sectorial de Infancia de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) que se realizó en La Paz el pasado 4 y 5 de septiembre con la participación de alcaldías de Iberoamérica, expertos e instituciones nacionales e internacionales.

Anicama explicó que en situaciones como la trata y tráfico de niños al menos dos de cada tres víctimas son niñas, al igual que hay mayor incidencia de casos de infanticidios de niñas en la región.

“En algunos casos las muertes de niñas están vinculadas con prácticas culturales que son nocivas, que generan violencia con la creencia de que las niñas tienen un menor rango en la sociedad y que por eso son víctimas de infanticidio”, sostuvo Anicama.

La representante manifestó que también hay mayor cantidad de casos de violencia sexual en niñas que en niños y que en caso de castigos físicos son los niños los más vulnerables a ser golpeados.

Enfatizó que “lamentablemente” Latinoamérica es una de las regiones más violentas para que un niño pueda crecer, porque dos de cada tres niños de la región sufren violencia psicológica y física.

Además, al menos 240.000 niños crecen sin cuidado parental o viven en instituciones, según las cifras citadas por Anicama.

“Sabemos que en la región existen altos niveles de inequidad y que incluso los niños hablan de violencia estructural que eso está vinculado al tema de pobreza y la satisfacción de las necesidades”, apuntó Anicama.

La representante señaló que la violencia contra los niños en la región está marcada por factores como los patrones de crianza y la disciplina violenta que está ligada a una percepción “adultocentrista”.

“El niño lamentablemente en muchos países está visto como una categoría inferior y por lo tanto eso le da la capacidad al adulto de decidir todo por el niño sin escucharlo y lo maltrata”, expresó.

Agregó que esta visión para la crianza de los niños incide en las altas tasas de castigos físicos y emocionales en los niños.

Señaló que es prioritario que todos los países cuenten con una legislación que prohíba toda forma de violencia contra los niños con un enfoque de educación a los padres para ayudarlos en la crianza.

“La idea no es penalizar al padre porque usó la violencia o el castigo físico con los hijos. La idea es apoyar a los padres para que puedan criar al niño sin violencia y darle las herramientas necesarias”, recalcó.

Indicó que es obligación de cada Estado coadyuvar con esta labor a través de diferentes mecanismos para apoyar a los padres en la crianza de niños y niñas en un entorno sin violencia.

“No sólo basta con formar e informar a los padres, sino también que se puedan crear condiciones para reducir el estrés en la familia donde los padres puedan tener la capacidad de tener un empleo adecuado, pero que también exista parentalidad, licencias adecuadas para que haya ese espacio de cuidado”, enfatizó Anicama.

Concluyó en que para prevenir las situaciones de violencia hay que empoderar a los menores para que conozcan sus derechos y que ese conocimiento se logre a través del sistema de educación para que también se pueda trabajar paralelamente a con los padres.

Fuente: EFE